sábado, 26 de marzo de 2011

Capítulo 8: Presa y cazador (Parte 1)


N/A: Awwww!! chicas!! no se imaginan cuántas noches llevo craneándome la cabeza para poder hacer este capítulo. Pero creo que al fin quedó bien. Espero de corazón me perdonen por tardar tanto en actualizar esta historia, pero es que se los juro ¡Mi imaginación brilla por su ausencia!. En fin, espero que el capítulo haya valido la espera. Las adoro!!

Hombre de Alquiler

Hace un buen rato ya que había llamado a la empresa, había pedido un servicio especial. Esta vez no sería sólo un revolcón más, al menos no uno común y corriente. Esta noche se había preparado física y mentalmente para ser una mujer osada, para intentar conservar la confianza que había adquirido la noche anterior. Quería que aquel chico supiera que ella podía ser tan o más mujer que las tipas con las que de seguro estaba acostumbrado a tratar. Esto estaba pasando más allá de todo lo que debía permitirse, pero le gustaban los retos, y este, era particularmente el mayor al que se habían enfrentado en su vida. Siempre mantuvo vivo el estigma de ser pésima en lo que a intimidad se refería.

Cuando llamó a la agencia dejó bien en claro los cambios que debían realizarse esta noche. Cuando la secretaria le pidió más detalles ella sólo respondió.

–“Sorpréndanme”.

Edward por su parte, ya había recibido como de costumbre el sobre amarillo con la ficha de su clienta, no se asombró para nada cuando volvió a comprobar que Isabella volvía a prescindir de sus servicios, es más, al leer en la hoja ese nombre se sorprendió al darse cuenta que una extraña sensación de tranquilidad se posaba en su pecho, le agradaba que no lo mandaran con otras mujeres, hasta se sentía un poco culpable de recibir una paga sin siquiera hacer un sacrificio real, además Isabella estaba buenísima, y para él acostarse con la muchacha no significaba para nada un gran esfuerzo, la última noche de trabajo había sido increíble y aún no era capas de borrar de su cuerpo el olor a Fresas y lavanda que emanaba de ella. No es como si realmente quisiera quitarlo. Le gustaba sentir ese hormigueo en su cuerpo cuándo inhalaba llenando sus pulmones de ese exquisito perfume.

No estaba del todo bien sentirse “culpable por recibir tanto dinero, mal que mal, esto era un trabajo, pero después de la última noche, lo repetiría incluso sin recibir ni un solo centavo. Un atisbo de remordimiento lo asaltó. No le estaba permitido sentirse de esa manera. No cuando el contrato que hace apenas unas semanas había firmado resaltaba en negritas las palabras “prohibido involucrar cualquier tipo de sentimiento con las clientas”.

Pero al cabo de un rato tubo que obligarse a pensar con la cabeza fría. No debía sentirse tan contento por volver a verla, no debería estar TAN ansioso por volver a tocarla. Incluso más, no debía estar tan nervioso,. – “Ella es sólo una clienta” – Se repitió una y otra vez. Pero él no sabía como manejarse en este medio, él no era más que un novato en todo esto. La verdad de las cosas, es que para él siempre el sexo iba ligado a sentimientos, y como a cualquier ser humano le pasaría, de apoco los estaba involucrando, quisiera o no, la historia estaba escrita así.

Como su cuerpo no dejaba de reaccionar ante el recuerdo de ese frágil cuerpo desnudo sobre aquella cama decidió volver a ducharse, a pesar de que recién había salido de la regadera. Volvió a tomar la toalla que acababa de colgar en el respaldo del sofá y entró otra vez a la tina, pero esta vez el único vapor que salió fue el de su boca. El agua estaba realmente fría.

Guardó el sobre en el primer cajón de su escritorio y tomando la carpeta donde tenía los apuntes para realizar la ayudantía de hoy en la universidad salió del apartamento tratando de emplear toda su concentración en aprender el nombre de los alumnos en orden alfabético, si volvía a pensar en esta noche terminaría de nuevo bajo el agua helada. Sin embargo no lo suficiente para opacar el llamado que su cuerpo.

Isabella entró rápidamente a su despacho para dejar sobre su escritorio los papeles para la junta de mañana.

Estaba más ansiosa que nunca, los segundos no pasaban lo suficientemente rápido. Pronto podría cumplir su primera fantasía, y por supuesto, Apolo sería su mentor. El ascensor descendió lentamente, hasta que por fin llegó al estacionamiento donde la esperaba su flamante volvo rojo, en menos de una hora estaría nuevamente en sus brazos. No lo había notado, esta era la primera vez que se arreglaba tanto para un hombre, era la primera vez desde la noche que descubrió a Mike claro. Pero se sentía bien volver a sentirse mujer.

Cuando salió del ascensor y presionó el botón rojo del pequeño control remoto que colgaba como llavero de la pesada llave con borde negro en la parte superior del metal el eco que hiso el sonido de la alarma de su propio auto la asustó. Era estúpido asustarse con un sonido que ya le era tan familiar, pero hasta entonces no había notado cuán grande y vacio estaba el estacionamiento a esta hora. Respiró profundo antes de avanzar. El sonido de sus tacones al caminar de pronto se hizo más ruidoso, molesto. Jamás se había perturbado con el simple sonido de un par de tapillas. Un pequeño viento se coló desde la salida del estacionamiento y en un segundo su piel ya estaba de gallina. Con los sentidos alertas y a flor de piel. La paranoia no era algo común en ella, pero al sentirse tan expuesta no pudo evitarla.

Lo mejor sería caminar rápido –pensó.

Lo único que quería era subir al coche y poner marcha a la fantasía que le esperaba en manos de ese gigoló.

Pero algo la detuvo a sólo pasos de su vehículo.

La sombra de un hombre que asomaba justo del pilar por el cual debía pasar.

­–No tengas miedo. – Una voz grave y varonil se escuchó casi como si fuera un murmullo.

Su corazón se detuvo en más de una forma. Dentro de su inconsciente algo le decía que debía confiar en aquellas palabras, pero por otra parte su cuerpo reaccionó exactamente a la inversa.

Automáticamente cerró los ojos y con su mano ahogó un grito que amenazaba con estallar. Su corazón volvió a latir, pero por poco no se desmoronó ahí mismo.

Tres pasos se oyeron en su dirección. Tomó un poco de la valentía que nunca tuvo para abrir sólo un milímetro sus ojos y miró cautelosa hacia las sombras. Una silueta oscura se dibujó, era la de un hombre, sin dudas, pero por más que buscó en su mente no pudo reconocerla.

Una ráfaga de viento frio volvió a soplar en su dirección. Sólo entonces pudo saber de quién se trataba.

Ese olor le era tan exquisitamente familiar, que no pudo resistir la tentación de abrir bien los ojos y tratar de ver el rostro del hombre frente a ella. Sin embargo su osadía fue en vano. Él, seguía cubierto por la oscuridad.

–“Sígueme el juego”. – Esta vez reconoció con facilidad el matiz de terciopelo en ese simple juego de palabras.

Isabella, sólo asintió.

–“Ahora, necesito que te voltees y pongas las manos en tu espalda”. –Ella obedeció.

Sintió como el tipo se acercaba cada vez más pero no se movió. Sintió cómo él depositaba una suave seda sobre sus manos aún en su espalda.

–“Confiaré en ti, sé que no harás trampa y te vendarás por ti misma esta vez”. Isabella llevó sus manos hacia adelante y miró en ellas la venda. Quiso voltear y conocer al fin el rostro de aquel hombre, pero resistió las ansias y de mala gana levantó la venda hasta su rostro. Ella no contaba con lo que Apolo haría.

Las manos de Edward rodearon las de Isabella hasta alcanzar los bordes de la venda, no fue más que un pequeño rose en su piel, pero se sintió tan bien que ella gustosa dejó qué el terminara de amarrar la tela un poco más arriba de su cuello.

–“Entonces, oficialmente diré… Soy el número diez en la lista de tus fantasías”. Edward rió inconscientemente al terminar la frase que daba inicio al jueguito.

–“Y yo la número uno de las tuyas”.

–“Ahora en completo silencio dame las llaves de tu auto, da media vuelta y camina tres pasos”. – Ella lo hizo. Esto se estaba poniendo interesante. Lo más curioso es que jamás le abría entregado las llaves de su bebé a cualquier hombre, pero era difícil negarle algo a él.

–“Detente y espera”. –Le ordenó haciendo que su voz sonara un poco más grave y misteriosa.

Edward abrió la puerta de copiloto del volvo rojo y le ayudó a entrar en él. Se sorprendió que en cuanto a vehículos coincidieran. Conocía perfectamente el modelito, pues él tenía uno igual, sólo que gris.

–“Lindo auto”, sonrió.

–“Gracias” –Respondió Isabella orgullosa. Porque ella realmente amaba su auto.

Él puso en marcha el motor, pero antes de partir pidió a Isabella que se agachara. Argumentando que no sería para nada normal que un tipo condujera un auto llevando una mujer con los ojos vendados.

Isabella se rió, después de todo estaba descubriendo que amaba las aventuras.

–“No te levantes hasta que te lo diga”.

El suave ronroneo de su motor llenó por completo sus oídos.

–“¿Puedo preguntar a dónde me llevas?”

–“Ya verás cuando lleguemos, por ahora, mantén tu cabeza agachada”.

Fue gracioso, por que cuando él mencionó las últimas palabras a Isabella se le hizo agua la boca y es que estaba tan peligrosamente cerca, –más bien de una parte muy llamativa de él –, que se preguntó como sería practicar un sexo oral mientras era “Seudo-Secuestrada” . Pero se arrepintió, rió para sus adentros por las locuras que su mente estaba maquinando y es que no llevaba ni diez minutos con él a solas en el auto y ya quería lanzársele literalmente a los pantalones.

Se dio cuenta de que su corazón estaba latiendo demasiado fuerte, que comenzaba a tragar saliva más rápido de lo normal y que en su vientre había un carnaval de sensaciones. Quería que llegaran pronto a donde fuera que él la estuviera llevando. Lo único que había pedido a la agencia, era que la sorprendieran, que quería vivir una fantasía, pero eran ellos quienes debían dejar que Apolo decidiera. Más que satisfacerse a sí misma – cosa que estaba segura lograría esta noche- quería que él disfrutara, quería hacerlo feliz, se lo debía. Mal que mal él la había ayudado tanto, que se sintió en la obligación de compensarlo. Además, tenía curiosidad por conocer una de las fantasías que él pudiera tener y más aún, saber si ella sería capaz de complacer a un hombre.

–“¿Y vas a decirme que es lo que haremos esta noche, o es que sólo vas a conducir?” – Preguntó ella después de un largo tiempo de viajar en silencio.

–“Sólo faltan treinta minutos de viaje, supongo que cuando lleguemos sabrás cuál es mi fantasía, pero mientras tanto, creo que ya puedes enderezarte, dudo que a esta hora anden muchos vehículos por la carretera”.

–“¡Media hora!”. – Por suerte había llenado el tanque un rato antes.

–“Ya verás, cuando lleguemos verás que ha valido la pena el tiempo de viaje”.

Por un momento Isabella se lo pensó. Esta era la primera vez que le oía hablar tanto, y eso le gustaba. Si algo realmente irresistible tenía Apolo era su timbre de voz. Tan varonil… tan… tan de hombre que la derretía con tan sólo un par de frases. Eso, sin mencionar que todo el interior del volvo olía exquisitamente a él.

Luego de un rato sintió como disminuía la velocidad, agudizó su sentido de la audición para tratar de escuchar algo que pudiera darle un indicio de a donde la había llevado, pero sólo escuchó como las llantas recién lavadas de su auto entraban a un camino de tierra. A lo lejos se escuchó como la mar rompía sus olas en lo que pensó deberían ser grandes rocas.

“¿Dónde estamos?” –Preguntó casi extasiada.

–“Lejos de la gente”. – Respondió él tomando una fuerte bocanada de aire fresco.

13 comentarios:

Ada Cullen dijo...

OOOH noo no se vale no se vale, no se valeee.... mierda me dejaste mas emocionadaaaa..... que puedo decir me emocioone quiero saberr mas... quiero saber si algun dia le permitira quitarse esa venda... oh cariñooooooo me fascina ansiosa por el siguietne

nydia dijo...

OMG dios como me dejas asi con esta intriga por saber a donde la llevo y cual es su fantasia....Me encanta cada vez mas esta historia,sigue asi...Besos..

paty dijo...

Hola no puedo creer que nos dejes asi muero por saber cual es la fantasia de Edward y ojala y le permita quitar la venda en espera del siguiente capi
saludos y abrazos desde México

Ro_Lizzy dijo...

Realmente he echado de menos tus historias y si que entiendo lo que es la falta de inspiración pero este capitulo ha valido muchisimo la pena y espera. Solo espero que actualices mas pronto a medida que puedas.
Cuidate mucho y nos leemos siempre...
http://miangelpersonal.blogspot.com/

black19 dijo...

bueno deja decierte a valido la pena la espera pero tengo una queja como nos dejas con este suspenso de a donde la lleva y cual es la fantasia de el espero que sea muy buenacomo siempre te agradezco el tiempo que nos dedicas dejame decirte que tiene poco que descubri tu blog y que me devore todas las historias y estan buenisimas gracias

Axavenus dijo...

Angelyto!!!...
Me encanta... me muero por saber a que va la fantasia... que emocion de verdad...
Esperamos con ansias el nuevo capitulo.... =)

Cariños

Axavenus

shalom dijo...

angy.... mmmmmm y cual sera la fantasia de ese bonbonsito... mmmmm dios ya quiero saber... la playa... una de mis fantasias es la playa y quien no tiene fantasias en la playa pero bueno lastima que jamas la podre tener... :P bueno pero que ed... cunpla la suya mmmm ya espero el proximo capitulo ansiosa...

nashkalight dijo...

nooooooo no podessss dejarnos asii q malaa eres buuu ahh pero que emocion espere tanto por leer este fics buuu por fis publica prontito :( no seas malitaa ahhh q buena onda q t secuestre edward eaeaeaea q me haga lo q quiera jajaja :D t quedo estupendo el fic segui asi :D

diana dijo...

hay hay siii siii siii me encnatooo gracias gracias por actualizarrrrrr

AlePattz dijo...

Al fin, no sabes como estaba esperando que continuaras este fic. Me encanta, y el capi te quedo super. Ya quiero ver cual es la fantasía de Apolo. Saludos

Anónimo dijo...

nena cullen: yo a ti te mato angy xd eso n se hace como nos dejas asin xd el l mejor nos dejas con una cosa de k m va dar algo asta k actulices el prosimo xd pero te dire k el capi esta genial merecio la pena esperar un besazo preciosa tqm mi vampirita preferida

Anónimo dijo...

QUE CALORRRRRRR
no podes dejar ahi nos vas a matarrrrrr
quiero un edward para mi solita....

jajajajajjajajajja
( me llamo magu y me encantan tus historias. segui escribiendo porfaaaaa)

Anónimo dijo...

por diossss!!! no me puedes dejar asiiii!!! sigue escribiendo que me muero de ganas por saber que pasa plisss....

esta super bien el fic . me encanta y Edward tambien jiji

un besazo y animos
xoxoxoxoxo

Por que es imposible ignorar una sonrisa como esta . . .

Por que es imposible ignorar una sonrisa como esta . . .

Con todo mi amor para mis lectoras.

A mis lectoras:
Si aveces me pierdo por algunos días, si me retraso con las historias o si les he fallado y no he sido responsable con el calendario de publicaciones, no es por que no las quiera, o que no las respete como mis lectoras, lo que pasa es que antes que el blog está mi familia, mis estudios, las personitas que amo y me necesitan.
Pero les juro que cada ratito libre que encuentro en mis días lo dedico a pensar en uds, en tratar de avanzar con mis historias, en de vez en cuando renovar la imagen del blog y en estar presente para cualquiera de uds que me necesite. Si hay algo que les puedo asegurar es que cada una de las Historias que he comenzado en este blog, que sean de mi autoria JAMÁS quedarán sin final. Son mis bebés, y una madre jamás deja a sus hijos. Así sea que me cuesten lágrimas de frustración, bloqueos mentales y una que otra grosería cuando mi cabeza se quede en blanco, les prometo que haré todo lo que esté a mi alcance para no dejarlas sin el tan esperado final.
Desde ya les digo que las amo, que cada una de uds, las que comentan, las que anónimamente pasan, las que siempre tienen una palabra de apoyo cuando la necesito merecen todo mi respeto, cariño y gratitud. Son las MEJORES lectoras, siempre esperando pacientemente sin quejas. Soy una agradecida de la vida por tenerlas conmigo.
Sin mi Pola y sin Ustedes este sueño de poder escribir no sería realidad.

Presentación del Blog

Hola!!! Mi nombre es Angylito soy de Chile y este es mi hogar, mi pedacito de Cielo en la tierra. En este Blog podrán leer hermosas historias relacionadas con la Saga de Twilight (SM). Porque como ya dije, Esto no termina con el Libro Amanecer, no mientras todas las fans tengamos imaginación para continuar la historia.

Aquí no solo encontrarán Fics o OneShots escritos por mí, ya que cuento con varias historias de otras Autoras que más que eso son mis amigas. Espero que Comenten y que suspiren con cada una de ellas.

Advertencia:
La mayoria de los fics son para mayores de 16 o 18 años, y/o gente con mentalidad abierta por *lemmon... asi que Los fics tienen clasificacion (Raiting) para que los puedas identificar:
M - (Adultos)
T - (Adolescentes)
K - (Para todas las edades)

*Lemmon : Situaciones Sexuales explícitas


Otra sonrisa que no puedes ignorar...

Otra sonrisa que no puedes ignorar...
Mi amado Jackson Rathbone ♥
DISCLAIMER
LA MAYORIA DE LOS NOMBRES Y PERSONAJES LE PERTENECEN A STEPHENIE MEYER
ALGUNOS CUANTOS PERSONAJES LE PERTENECEN A SUS RESPECTIVAS AUTORAS
Y LAS IMAGENES O VIDEOS DE LAS PELICULAS DE LA SAGA DE TWILIGHT SON PROPIEDAD DE SUMMIT ENTERTEINMENT

Chicas LoverSuspiritosCullen Ya tiene Facebook den click aquí para visitarnos.

BIENVENIDAS A MI MUNDO "Este es mi Pedacito de Cielo en la Tierra"

Entradas populares

Páginas vistas en total