domingo, 25 de julio de 2010

Cap. VII – Cullenterapia

N/E: Llevo mucho rato intentando subir este capítulo y no sé por qué razón se desfasaba al subirlo, pero creo que ya está :) . En Fin!! Chicas!! esta semana ya salgo de vacaciones de Invierno!! al Fin!!! Así es que al fin tendré tiempo para sentarme a escribir !! siiii!!! Bueno, ahora me voy a dormir, estoy rendida, anoche celebré mi cumpleaños y tengo un poco de resaca. jajaja Pero Lo pasé genial!!

La Caja Roja

***

¿Y quién te ha dicho que tengas que hacerlo? Me refiero a vivir sin mí.

No te obligaría a estar conmigo eternamente Edward. Menuda condena.

Saca ya los grilletes, quiero empezar a cumplirla ahora mismo -le sonreí-. Bella, yo te amo, siempre lo hice, y siempre lo haré. No volveré a marcharme, te lo juro -acerqué mi cara a la suya, pidiéndole permiso con la mirada, ella se acercó más a mí y yo le dí un pequeño beso-. Mi Bella..., sólo, sólo piénsalo ¿si? Te sacaremos de este hospital y en unos días todo habrá terminado...

***

—No puedes decirlo en serio -me dijo.

—Bella, no volveré a perderte. Hay dos formas de hacer ésto. Podemos decirle a Charlie que vas a un hospital en Houston y marcharnos sin hacer ruido o puedo sacarte de aquí por la ventana, y tú sabes que soy capaz de hacerlo, para no regresar nunca más. Lo que no es una opción es dejarte de nuevo, Bella.

—No eres real -susurró llorando.

—Pregúntaselo a tu padre, créeme, él querría que no lo fuese -le contesté sarcástico-. Bella, no llores...

—¿De verdad estás aquí? -preguntó mientras rozaba mis labios con sus dedos.

—Estoy aquí -le confirmé- y no me iré, no sin ti.

—Estoy cansada -me dijo dando un suspiro.

—Duerme, mi vida.

—No quiero dormir, si lo hago puede que no despierte, o quizás sólo despierte para descubrir que ha sido sólo un sueño.

—Seguiré aquí cuando despiertes -le aseguré- ahora duerme Bella. Hablaré con tu padre y Carlisle para organizarlo todo.

—¿Estás seguro? -me preguntó. El que ella viviese o muriese dependía de ello y aún así me permitía a mí elegir, y estoy seguro que respetaría mi decisión, fuese cual fuese.

—Nunca he estado más seguro de algo en toda mi vida Bella. No puedo vivir sin ti, no voy a vivir sin ti -le prometí.

Ella sólo apretó mi mano suavemente y cerró los ojos, tratando de dormir.

—¿Te puedo pedir algo? -me preguntó.

—Lo que quieras amor -le contesté mientras me sentaba a su lado en la cama y le acariciaba la mejilla.

—¿Me cantarías mi nana? ¿Por favor? -pidió con los ojos cerrados.

—Toda la noche, si es eso lo que quieres cielo -y comencé a tararear su canción.

Permanecí recostado a su lado, con su cabeza apoyada en mi pecho durante un buen rato. Durante los minutos en los que estuvimos solos me sentí como si no hubiesen pasado dos años, como si aún estuviésemos en su cuarto, con su padre roncando a escasos metros de nosotros. Ella sana y feliz, sin rastro del sufrimiento y el dolor que yo le había producido con mi marcha. Era un hermoso sueño, uno que me hubiera gustado que se hiciese realidad. Bella sana y feliz, de tal forma que su transformación no fuese necesaria, pero lo era. Ella estaba muy enferma y yo soy lo suficientemente egoísta como para no permitir su muerte, aunque eso suponga la pérdida de su alma.

Tras un tiempo que me pareció muy corto, todos volvieron a la habitación. Les hice un gesto con la mano, pidiéndoles silencio y señalando a Bella para que se diesen cuenta de que se había dormido. Con muchísimo cuidado deposité su cabeza en la almohada y le di un suave beso en la frente. Ella sonrió en respuesta.

Los pensamientos de Charlie iban desde mi descaro al haberme permitido besar a su hija hasta una inmensa satisfacción al verla sonreír. Pude ver en su mente cuánto tiempo hacía que no veía una franca sonrisa en el rostro de Bella, y aunque no soportaba que yo fuese la causa de esa alegría, en el fondo, él disfrutaba al ver a su hija feliz después de tanto tiempo.

Me aparté de su lado para reunirme con ellos en una esquina de la habitación.

—Ella vendrá -les anuncié- creo que será mejor que lo preparéis todo para el traslado.

—Espera -dijo Charlie- yo no la he escuchado decir que sí.

—Jefe Swan, yo nunca jugaría con la salud de Bella.

—Tienes razón. Tú preferiste jugar con sus sentimientos. ¿Tienes la más remota idea de lo que ha sufrido Isabella todo este tiempo? -me gritó.

—Lo sé -le contesté-. Lo lamento tanto. Yo, yo... yo me equivoqué. No creí poder volver a verla y preferí que ella fuese feliz. Me equivoqué... pero ahora Bella necesita mi ayuda y no me voy a marchar.

—Papá... -Bella le llamaba desde la cama-, papá, Edward, por favor, no... No discutáis... -parecía estar llorando. Todos nos dirigimos a su lado, ella había comenzado a llorar y se había sentado en la cama, como si tuviese intención de levantarse.

—Bella -le dije- por favor, acuéstate.

—No quiero que discutáis -dijo entre sollozos.

—Perdona, mi niña -le dijo Charlie- prometo no volver a discutir con él. Será como tú quieras Bella. ¿Quieres intentar la nueva terapia?

Bella me miró fijamente, tratando de asegurarse de si ésto es lo que yo quería. Sólo asentí tratando de darle ánimos.

—Sí, papá. Quiero intentarlo -le dijo tendiéndome su mano para que yo la tomara-. Ahora que Edward está aquí, quiero intentarlo.

Charlie miró a mi padre, esperando que él le dijese que había que hacer a continuación.

—No te preocupes por nada Charlie -Carlisle trataba de tranquilizarlo- yo arreglaré todo el tema del traslado. Déjalo en mis manos.

—En cuánto tengas todo listo, avísame. Necesitaré un día para dejarlo todo arreglado e ir con Bella -dijo Charlie. Yo miré a Bella, su padre no podía venir con nosotros, ella pareció entenderme.

—No papá. Tú te quedarás aquí. Ya has perdido las vacaciones de varios años por mi culpa. Estaré bien -le dijo.

—Bella... -pero no pudo continuar, ya que Bella le interrumpió.

—No papá. Iré sólo yo, o no iré. No permitiré que pierdas tu trabajo por mi culpa -Charlie soltó un largo suspiro.

—Está bien Bella... -se rindió- ¡Eres tan cabezota!.

—Gracias, papá -le sonrió.

Bella se recostó de nuevo y poco a poco la fue venciendo el sueño. Charlie me hizo un gesto con la mano para que saliese con él de la habitación.

—Supongo que tengo que agradecerte que haya aceptado el nuevo tratamiento. Por esa parte, gracias, Edward.

—De nada, Jefe Swan -le contesté.

—Pero escúchame bien. Si le haces daño, si mi hija vuelve a derramar una sola lágrima por ti, me aseguraré de que te arrepientas de haber nacido.

—Nunca volveré a herir a Bella -le aseguré- creí estar haciendo lo mejor, no sólo para mí, para los dos. Pero me equivoqué, y yo también sufrí por mi error. No volveré a cometerlo. Se lo aseguro.

—Más te vale, porque estoy poniendo en tus manos y las de tu familia a mi bien más preciado.

—Antes moriría que volver a herirla. Se lo juro.

Charlie se marchó dejándome en el pasillo. Seguía enfadado conmigo, lo cual era lógico, pero el iba a poner el bienestar de Bella por encima de todo, aunque eso significase el tener que aguantarme. Volví a entrar en la habitación. Bella seguí durmiendo en la estrecha cama de hospital, pero ahora podía ver en su rostro un gesto distinto, parecía más feliz, una pequeña sonrisa se dibujaba en su cara.

Me senté en la butaca que había al lado de la cama, preparándome para pasar toda la noche velando su sueño. Mis padres se habían marchado al igual que mis hermanos. Me habían pedido que fuese con ellos a casa, pero no podía dejar a Bella sola, así que decidí quedarme.

Después de un par de horas de descanso tranquilo, Bella empezó a hablar en sueños. Al principio parecía ser un sueño feliz, ella me llamaba y reía, pero poco a poco fue cambiando su expresión a una más seria, triste. —No por favor, no... -murmuraba. No lo pude soportar, no podía quedarme quieto viendo como ella sufría, aunque fuese en sueños. Me acerqué a ella y la abracé con cuidado para no quitarle el gotero ni ninguno de los cables que la conectaban a todos esos aparatos que registraban sus constantes vitales. Me senté en la cama y la sujeté como a una niña pequeña, acariciando su mejilla. Intenté calmarla tarareando su nana, pero nada parecía funcionar, así que decidí despertarla.

—¡Shhh! Bella -la llamé acariciando su pelo-. Cariño, ya está, sólo es un sueño, tranquila...

Ella abrió los ojos lentamente y me miraba sorprendida.

—Realmente estás aquí -dijo suspirando.

—Te dije que no me marcharía, no sin ti -le sonreí- ahora sigue durmiendo, amor.

—No te vayas -me pidió.

—Nunca Bella -le prometí- jamás volveré a dejarte.

Ella agarró mi camisa con toda la fuerza de la que era capaz, era como si quisiese asegurarse de que se despertaría si yo intentaba levantarme. Yo la abracé más fuerte y la recosté con su espalda contra mi pecho, mi barbilla se apoyaba en su cabeza y ella escondía su rostro en la curva de mi cuello, inhalando con fuerza.

—Lo echaba de menos -me dijo.

—¿Qué echabas de menos? -le pregunté.

—Todo -contestó-. Tu olor, tu tacto, incluso el frío de tu piel. Te eché mucho de menos, Edward.

—Y yo a ti, amor. Ahora duerme.

Su respiración fue acompasándose poco a poco hasta ser pausada y rítmica. Ella se había dormido en mis brazos y no parecía tener la intención de permitir que me moviese ni un solo milímetro. Por suerte, eso no era una necesidad para mí. Me pasé el resto de la noche apoyado en el cabecero de la incómoda cama, con su cuerpo recostado contra el mío, acariciando su pelo y susurrándole su nana cada vez que las pesadillas amenazaban con volver. Cada dos horas, más o menos, aparecía una enfermera para comprobar las lecturas de todos los aparatos a los que Bella estaba conectada. Yo fingía dormir también para que no intentasen que me moviera. Sabía que Bella no me lo permitiría. Afortunadamente, no necesito dormir, porque, de no ser así, ésta hubiese sido la peor noche de mi vida.

Cada pocos minutos Bella volvía a protestar, a gemir o a llorar en sueños, por lo que me pasé la noche intentando calmarla con mis caricias y mi voz. El amanecer llegó, y con la luz del día pareció llegar también algo de paz a Bella. Ya parecía mucho más tranquila, no hablaba en sueños ni se retorcía entre mis brazos.

Bella siguió durmiendo durante unas cuantas horas más, sin moverse. Eso estaba empezando a preocuparme ya que sabía que estaría agarrotada cuando se despertase. Eran casi las once de la mañana cuando decidió que era el momento de abrir los ojos. Fue desperezándose como una gatita en mi regazo.

—Buenos días, amor -le susurré. Ella me miró y me sonrió.

—Sigues aquí -afirmó.

—Nunca vuelvas a dudarlo. Siempre estaré aquí para ti, Bella -le prometí dándole un pequeño beso-. En un rato vendrá Carlisle y te sacaremos de aquí. ¿Dispuesta?

—No -contestó. Sé que no fui capaz de controlar el gesto de mi cara, y ella debió ver el miedo reflejado en ella.

—¿Te has echado atrás? -los humanos cambiaban de opinión tan fácilmente...

—No, pero estoy muerta de miedo -me dijo.

—Bella, no puedo prometerte que no sufrirás, pero si puedo jurarte que yo estaré ahí contigo, cada segundo, a tu lado. No te dejaré sola y cuando todo termine podremos estar juntos...

—Lo sé, y eso es lo que me hace no cambiar de opinión, a pesar del miedo que siento.

—Me gustaría poder hacer algo más, de verdad Bella, para evitar que tuvieses que sufrir.

—Lo sé -me dijo- no importa. Tres días ¿no? Después de todos estos meses de tratamientos, creo que podré soportar tres días. Está bien -dijo acariciándome- ¿Tú estás seguro de ésto?

—Nunca he estado más seguro de nada en mi vida, Bella -le aseguré-. Me gustaría que no tuviese que ser así, pero si es la única forma, estoy dispuesto.

Permanecimos abrazados y en silencio un buen rato. No le dije nada más, me limitaba a acariciarla. Bella tampoco hablaba, sólo suspiraba de vez en cuando.

—Edward... -me llamó.

—Dime, cielo.

—¿Vas a hacerlo tú? -me preguntó.

—No sé si seré capaz Bella. Creo que sería mejor que lo hiciese Carlisle. Es más seguro.

—No quiero que lo haga Carlisle -me dijo seria-. Quiero que seas tú. Sé que puede parecer una tontería, pero realmente no querría que nadie más lo hiciese. ¿Puedes entenderlo? Necesito saber que realmente estás de acuerdo con ésto y es la única forma que se me ocurre. Sé que jamás harías algo que no te pareciese correcto.

—Bella, no se trata de eso, créeme. Sólo tengo miedo de no ser capaz de detenerme.

—Yo confío en ti -y realmente podía ver la confianza reflejada en sus ojos- ¿podrías al menos intentarlo?

—Está bien -me rendí- pero tendrás que darme algo a cambio -le miré arqueando una ceja- por el esfuerzo...

—¿Tanto te cuesta?

—No, Bella, no me malinterpretes. No hay cosa que desee más que ponerte las manos encima, en el buen sentido, claro. Pero no me parece justo que sólo yo tenga que hacer algo que teme... Ya se me ocurrirá algo.

—Me das miedo -dijo con una sonrisa.

—Ya era hora -le contesté sarcástico.

8 comentarios:

Ada Cullen dijo...

Aawwwwwwwwwwwwwwww!!!!!!!!!!! que puedoi decir aunque es un fic un poco trsite por la enfermedad y todo este capitulo esta hermosooosoooo lo ameee!!
Aaaaaaawwwww!!!! Cullenterapia si que bueno yo tambn quiero un poco de Edwardterapia!!!!

zenni dijo...

Muy buen capitulo...Todavia sigue la celebracion...que bueno...disfruta mucho...

Meli dijo...

me encanta este fic es muy bueno sigan asi n_n

diana dijo...

me encantaaaªªªª sisisisisis

Beth dijo...

Desgraciadamente no existe la cullenterapia en la realidad, porque si no sería maravillosos que una terrible enfermedad como el cáncer se pudiera "erradicar" (aunque con consecuencias, claro). Tan tierno como siempre, Edward al pie de cañón por si algo necesita Bella, claro, sin contar estos dos últimos años en los que también hacía falta y por pensar demasiado, no estuvo. Espero que le haya servido de lección y deje de pensar por los demás.
Besazos, que cada día me gusta más esta historia

Anónimo dijo...

No tienes perdon, Angy. No tines perdon. Realmente te quedo HERMOSO, lo ame por completo. Me duelen las mejillas por tanto sonreir, por que Bella al fin esta con Edward y el se portara por fin egoista. SIII.
Oye, pero tengo una duda.. Y el chucho donde esta?? Que era el mejor amigo de Bella y no se que mas. La neta si es por los Cullen, yo iria dandole mi apoyo a ella, sin importar que estuvieran mis enemigos. Pero me encanta que no este.. yo solo con saber de Edward soy feliz. Jajajajajaja.
LO que mas me encanto fue la parte en que Eddie -ojala no se entere, jaja- le dice a Bella que no hay otra cosa que mas desee que ponerle las manos encima, en el buen sentido. JAJAJAJA xD
Bueno un beso y por favor sigue escribiendo. Un beso -otro- y un abrazo con mucho cariño para ti.

Atte Mary 100% Twilight

Anónimo dijo...

No tienes perdon, Angy. No tines perdon. Realmente te quedo HERMOSO, lo ame por completo. Me duelen las mejillas por tanto sonreir, por que Bella al fin esta con Edward y el se portara por fin egoista. SIII.
Oye, pero tengo una duda.. Y el chucho donde esta?? Que era el mejor amigo de Bella y no se que mas. La neta si es por los Cullen, yo iria dandole mi apoyo a ella, sin importar que estuvieran mis enemigos. Pero me encanta que no este.. yo solo con saber de Edward soy feliz. Jajajajajaja.
LO que mas me encanto fue la parte en que Eddie -ojala no se entere, jaja- le dice a Bella que no hay otra cosa que mas desee que ponerle las manos encima, en el buen sentido. JAJAJAJA xD
Bueno un beso y por favor sigue escribiendo. Un beso -otro- y un abrazo con mucho cariño para ti.

Atte Mary 100% Twilight

Anónimo dijo...

nena cullen:esta precioso el capi por fin bella va ser feliz y edward tambien esta lindisimo es inutil mi angy cundo el corazon manda la razon no tiene nada que hacer un beso mi niña

Por que es imposible ignorar una sonrisa como esta . . .

Por que es imposible ignorar una sonrisa como esta . . .

Con todo mi amor para mis lectoras.

A mis lectoras:
Si aveces me pierdo por algunos días, si me retraso con las historias o si les he fallado y no he sido responsable con el calendario de publicaciones, no es por que no las quiera, o que no las respete como mis lectoras, lo que pasa es que antes que el blog está mi familia, mis estudios, las personitas que amo y me necesitan.
Pero les juro que cada ratito libre que encuentro en mis días lo dedico a pensar en uds, en tratar de avanzar con mis historias, en de vez en cuando renovar la imagen del blog y en estar presente para cualquiera de uds que me necesite. Si hay algo que les puedo asegurar es que cada una de las Historias que he comenzado en este blog, que sean de mi autoria JAMÁS quedarán sin final. Son mis bebés, y una madre jamás deja a sus hijos. Así sea que me cuesten lágrimas de frustración, bloqueos mentales y una que otra grosería cuando mi cabeza se quede en blanco, les prometo que haré todo lo que esté a mi alcance para no dejarlas sin el tan esperado final.
Desde ya les digo que las amo, que cada una de uds, las que comentan, las que anónimamente pasan, las que siempre tienen una palabra de apoyo cuando la necesito merecen todo mi respeto, cariño y gratitud. Son las MEJORES lectoras, siempre esperando pacientemente sin quejas. Soy una agradecida de la vida por tenerlas conmigo.
Sin mi Pola y sin Ustedes este sueño de poder escribir no sería realidad.

Presentación del Blog

Hola!!! Mi nombre es Angylito soy de Chile y este es mi hogar, mi pedacito de Cielo en la tierra. En este Blog podrán leer hermosas historias relacionadas con la Saga de Twilight (SM). Porque como ya dije, Esto no termina con el Libro Amanecer, no mientras todas las fans tengamos imaginación para continuar la historia.

Aquí no solo encontrarán Fics o OneShots escritos por mí, ya que cuento con varias historias de otras Autoras que más que eso son mis amigas. Espero que Comenten y que suspiren con cada una de ellas.

Advertencia:
La mayoria de los fics son para mayores de 16 o 18 años, y/o gente con mentalidad abierta por *lemmon... asi que Los fics tienen clasificacion (Raiting) para que los puedas identificar:
M - (Adultos)
T - (Adolescentes)
K - (Para todas las edades)

*Lemmon : Situaciones Sexuales explícitas


Otra sonrisa que no puedes ignorar...

Otra sonrisa que no puedes ignorar...
Mi amado Jackson Rathbone ♥
DISCLAIMER
LA MAYORIA DE LOS NOMBRES Y PERSONAJES LE PERTENECEN A STEPHENIE MEYER
ALGUNOS CUANTOS PERSONAJES LE PERTENECEN A SUS RESPECTIVAS AUTORAS
Y LAS IMAGENES O VIDEOS DE LAS PELICULAS DE LA SAGA DE TWILIGHT SON PROPIEDAD DE SUMMIT ENTERTEINMENT

Chicas LoverSuspiritosCullen Ya tiene Facebook den click aquí para visitarnos.

BIENVENIDAS A MI MUNDO "Este es mi Pedacito de Cielo en la Tierra"

Entradas populares

Páginas vistas en total