lunes, 31 de mayo de 2010

Capítulo 12: Piezas del Rompecabezas III

N/A: awwwwwwwwwwwww!! estaba ansiosa por subir este capítulo porque en verdad que me gustó mucho como quedo :D Espero lo disfruten, me dicen que tal quedó el lemmon :P Besitos!!!

Placenteros y Culposos

Bella Pov

¿Qué diablos hacía aquí Jacob? ¿Y por qué estaba con Leah Clearwater?

Por suerte Edward no lo había visto, de pronto no sabía quién me hacía sentir esta inmensa rabia, si la nueva amiguita de mi novio o ese tarado bailando con mi ex supuesta mejor amiga. Leah había sido la causante de muchos de mis celos en el pasado, pero ahora sinceramente no sabía quién me molestaba más.

Tomé la mano de Edward y le pedí que fuéramos a la barra por un par de tragos, quería despejar mi mente un momento pero por sobretodo alejarme lo más posible de ellos.

Pedí otro mojito y Edward me acompañó con otro whisky. No supe cómo acabé mi trago tan rápido, mientras que Edward me miraba algo asombrado.

-¿Tenías sed?. – El semblante de su mirada era claramente de confusión, y tenía motivos para observarme de esa manera, ya que yo no era muy buena para beber y jamás sobrepasaba mis límites con el alcohol.

-La verdad es que sí. –Le respondí algo avergonzada, aunque la verdad es que solo bebía porque quería quitarme este sentimiento de rabia de la cabeza y el impulso de jalar de los pelos a Tanya y a Leah.

Al ver mi vaso nuevamente vacío Edward me preguntó si quería otro, y yo asentí.

Tomé casi de un sorbo mi segundo vaso y luego lo tomé de la mano arrastrándolo hacía la pista de baile, supongo que el alcohol estaba haciendo efecto, porque de la nada me brotaron unas ganas increíbles –para mí- de bailar. Lo llevé justo al centro de la pista, al lado de Alice y Jasper que me miraban con incredulidad.

Comencé a moverme como nunca al ritmo de la música, y por primera vez sentí que no me costaba seguir el paso que marcaba la canción de fondo.

El calor se comenzó a apoderar de mí y un deseo por sentirme aún más cerca de Edward comenzó a secarme la boca nuevamente, quería que me tocara, quería tocarlo. De vez en cuando miraba en dirección a Jacob quien no dejaba de mirarme. Luego miraba a Tanya que ya estaba bailando con un tipo casi tan guapo como mi Edward a pocos metros de nosotros.

De pronto reconocí una canción que me gustaba y comencé a cantarla, comencé a acercarme cada vez más a mi novio, recorriendo con mis manos su cuerpo maravilloso, no sé si eran las luces o mi ya excesivo estado etílico, pero Edward se veía demasiado tentador, hermoso, radiante, sensual… Una punzada en mi estómago me causaba un hormigueo estimulador en la parte baja de mi abdomen, la sangre comenzó a correr más rápido por mis venas, podía sentirlo, y mi corazón se había disparado haciendo más corto el tiempo entre los latidos.

Lo que más quería era rozar mi cuerpo contra el de mi novio, sentirlo más y más cerca de mí y a él no pareció molestarle ya que se apegaba cada vez más a mí, tomando mis caderas con fuerza y pegándolas a las suyas, por un momento juraría que sentí su miembro endurecido tocar mi pierna y eso despertó aún más el libido en mi sangre.

Moví las caderas al ritmo de la música, unas pequeñas gotas de sudor se deslizaban por mi frente, por mi espalda y por entremedio de mis pechos, de vez en cuando las secaba con mis manos, el pelo comenzó a molestarme por lo que en repetidas ocasiones lo quité de mi rostro peinándolo con las manos hacia atrás, me sentía linda, me sentía sexi y al mismo tiempo deseada, tenía al mejor de los hombres frente a mí, y quería que todo el mundo se diera cuenta de eso. Quería que Jacob sintiera celos, quería que Tanya se diera cuenta que él me pertenecía. Quería que vieran como este hombre me amaba solo a mí.

Creo que solo un par de veces miré en dirección a Alice y a Jasper que me miraban con la boca abierta, ni yo misma recordaba haberme visto disfrutar tanto en una pista de baile, el alcohol ayudaba bastante incrementando mi escaso equilibrio y aumentando la coordinación de mis extremidades. Curioso ya que a la mayoría de las personas les causa el efecto contrario.

Sentí mi propia respiración hacerse más agitada y no solo la mía, la de Edward estaba de la misma manera.

-Porqué no nos vamos de aquí. –Me susurró al oído.

-Por qué te tardaste tanto en pedírmelo. –Le respondí con una sonrisa en los labios dando un sutil mordisco a en labio inferior, una sonrisa que reflejaba mis reales sentimientos, mis reales intenciones. Quería salir lo antes posible de este lugar, no porque no estuviera pasándolo bien, si no que no aguantaba las ganas de estar a solas con Edward. De terminar este jueguito de seducción que ambos habíamos comenzado.

Antes de irme, me di cuenta de que Jacob no había dejado de mirarme, incluso lo vi hacerme un gesto para que me acercara a él, miré bien y Leah ya no estaba a su lado, él estaba solo apoyado contra un pilar a un costado de la pista de baile. Con su mejor cara de galán, con su mejor mirada de seducción, con su mejor semblante de seguridad. Reconozco haberme detenido a mirarlo por más del tiempo necesario, pero era inevitable no hacerlo. Mantener la mirada fija en él hiso que el mundo diera vueltas en mi cabeza y me tambaleé un segundo, por suerte Edward me llevaba del brazo o de seguro me habría caído.

Fuimos por nuestras chaquetas y cuando estábamos a punto de irnos esa tierna y desagradable vocecita interrumpió nuestro andar.

-¡Edward!

Nos volteamos ambos al mismo tiempo y ahí estaba ella sonriente.

-¡Hey Tanya!

Ella apuró el paso hasta alcanzarnos. En ese instante desee que la música hubiera estado más fuerte para que Edward no la escuchara.

-¿Ya se van?. –Preguntó mirando nuestras manos que cargaban nuestras chaquetas.

-Sí, Bella y yo seguiremos la fiesta en privado.- Dijo él mirándome con picardía y guiñándome un ojo, ¡Dios! Solo con ese gesto hiso que mis piernas se debilitaran y temblaran casi haciéndome caer a sus pies.

-Bueno, espero que se la pasen bien. –Dijo ella medio sonrojada ante la sinceridad de mi novio.

-Fue bueno verte Tanya, espero que andes por estos lados más seguido.

-Lo mismo digo Edward, dale saludos a tus padres en mi nombre.

-Lo haré.

Edward se alejó un poco de mí y se despidió de ella dándole un fuerte abrazo y un cariñoso beso en la frente.

Otra punzada me dio justo en el corazón, sí, yo estaba celosa, en extremo celosa y lo único que quería era irme y alejarlo de ella, alejarme de Jacob y pasar la noche en sus brazos.

-¿Nos vamos ya? –Repliqué.

Tanya hiso con la mano un gesto de despedida y yo jalé a Edward del brazo para que saliéramos lo antes posible del lugar.

Tomé mi móvil y le marqué a Alice para avisarle que nos íbamos. Fue una buena idea que viniéramos en autos separados. Me hubiera sentido culpable de dejar a mis amigos votados aquí. O peor aún cortarles la diversión pidiéndoles que nos llevaran a Edward y a mí a la casa.

Cuando por fin logramos salir de la discoteque, Edward me abrió la puerta del copiloto de su volvo y él se apresuró para llegar a su lado, poner en marcha el auto, no sin antes darme un beso que me quitó el aire. Volví a sentirme mareada, pero no a causa del alcohol, sino porque olvidé respirar justo en el momento que sus labios tocaron los míos.

-¿A dónde quieres que te lleve?.

- Dónde tú quieras.

Doblamos la esquina y ya no se veía la entrada de la Discoteque, la noche estaba helada, pero como Edward había prendido la calefacción del vehículo no sentimos el hielo.

Aparcamos frente a su casa y agradecimos que Esme –Su madre- no estuviera en casa esta noche. Ella había viajado para acompañar a Carlisle por unos días.

Edward estaba nervioso, le tomó un poco más del tiempo habitual dar con la llave en la cerradura de la puerta. Antes de entrar me miró con cara juguetona y me dijo:

-¿La llevo señorita?.- comprendí inmediatamente a qué se refería.

-Hasta la habitación más cercana por favor. –Le respondí entre risitas.

Edward me tomó del brazo y me puso sobre su espalda y yo me abracé de su cuello al mismo tiempo que abrazaba con mis piernas su abdomen, comencé a darle pequeños besos por todo el contorno hasta llegar al lóbulo de su oído. Y le susurré casi en un murmullo que me llevara a la luna si era posible.

-Sus deseos son ordenes para mí ama. –Respondió tan bajo que su voz sonó en un ronco terciopelo.

Apuró el paso hasta que llegamos a la puerta de su habitación, ya había estado aquí un par de veces, pero no había tenido el honor de dormir en su cama.

Todo era perfecto, la soledad, la habitación bañada por un romántico y perfecto rayo de luna que hacía la suite acogedora. Antes de bajarme de su espalda, ágilmente trepé por el costado de su cuerpo dejando mis piernas enganchas en su espalda y quedando con mi rostro frente al suyo.

Acaricie como quien acaricia la piel de un bebe su rostro, pasando de vez en cuando con sutileza mis dedos por sus broncíneos cabellos peinándolo hacía atrás. No soporté más las ansias de besarlo y cerrando mis manos en puño con su pelo entre mis manos acerqué con fuerza su rostro al mío y a oscuras como estaba la habitación busqué sus labios para no soltarlos jamás durante el tiempo restante que nos quedaba de noche.

Fue el mejor beso de mi vida, el más largo, el más tierno, el más apasionado y el más desesperado que jamás haya dado. ¿Era posible desear tan intensamente a alguien?¿Era normal sentir que mi cuerpo completo ardiera en llamas por dentro? ¿Qué mi corazón latiera de esta manera?¿Que con solo un beso pudiera sentir tantas emociones nuevas en tan pocos minutos?. En ese preciso momento me sentí capaz de transformar la luna en un espejo para ver reflejada su cara, de llenar de estrellas la noche escura que nos abrazaba. Podía hacer lo que él me pidiese en este momento. Porque si me pedía que brincara de un edificio por él yo lo haría.

Me tenía en sus manos, me tenía rendida a su merced. No solo por su cuerpo, no, esta atracción hace rato que había dejado atrás la barrera de lo físico, era algo más lo que me ataba a este hombre, era todo en él, todo en Edward me atraía como un imán hacia él.

Tomó mi rostro con delicadeza, jugando con mi lengua dentro de su boca, mordiendo mis labios tan suavemente que más que doler me producía un exquisito placer. Bajó lentamente sus manos hasta que ambas quedaron sujetando el contorno de mis caderas dejando salir un audible quejido de sus labios el cual yo respondí con uno casi tan audible como el suyo.

No nos molestamos en separarnos ni un centímetro para quitarnos la ropa, porque así fue, estábamos unidos en cuerpo y alma por esta noche, porque distanciarnos siquiera un milímetro era doloroso.

Lo primero en caer fuera fue su camisa, que por cierto le quedaba perfecta, pero no tanto como su pecho desnudo. Luego el mismo se encargó de despojarme de la mía, bajó un poco más su mano hasta que encontró la cremallera de mi jean, la bajó con gran habilidad, a estas alturas yo ya había conseguido tenderlo en la cama y sin cambiar de posición yo aún seguía sobre él aprisionando sus caderas con mis piernas.

Mis manos le imitaron y viajaron por su espalda hasta rodear la parte de sus marcados oblicuos para delinear con los dedos la pretina de su pantalón, desabrochar su botón y al fin dejar libre sus bóxers que aprisionaban una ya crecida erección. Se me hiso agua la boca y sentí mi parte íntima prenderse en llamas. Quería tocar cada rincón de su escultural cuerpo, besar hasta el cansancio su piel, sentirlo sobre mí, oír con extrema concentración el momento en que su respiración comience a agitarse, ese cambio entre el juego previo y el placer puro.

Tomar de una vez lo que era mío por derecho. Este hombre me estaba volviendo loca, si, loca pero de placer. No sabía que hacía él para tenerme de esta manera dispuesta a dar mi vida por la suya. Bueno, si lo sabía, pero era irreal la manera en que él podía mover mi mundo. Ya con todo el sudor que emanaba de nuestros cuerpos había eliminado hasta la última gota de alcohol que había bebido, estaba en mis cinco sentidos, totalmente consciente de lo que estaba haciendo, estaba total y completamente entregada a él.

Lo besé hasta que mis labios dolieron, lo toqué hasta que mis manos se quemaron por el calor del rose con su piel. Lo invité a penetrarme cuando mi centro ya estaba lo suficientemente húmedo para recibirlo y gimiendo cuando por fin lo sentí entrar en mí, cuando al fin me regaló la entrada al cielo, cuando por fin terminamos de unirnos para ser solo un ser.

Besar el cuerpo de Edward sudado era el sabor más dulce de lo prohibido. Sentir las envestidas contra las paredes internas mi sexo era estar cada vez más cerca del paraíso.

Él era esta noche el depredador y yo la presa que caía fácilmente y vulnerable entre sus garras. Él era el león y yo la oveja.

7 comentarios:

Beth dijo...

Diosssssssssssssssssssssssssssssss!!!
ESo ya no es solo deseo, es amor, por finnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnn.
Besitos

Ada Cullen dijo...

AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA
NALLA MIA NALLA HERMOSA MIA Y BELLA ..... NALLAAAA... MI VIDA AA TE AMOOOOOOOOO TE AMOOOOOOOOOO
Si me encantooo este capitulo .. mi corazon la te como burro sin mecateee
divina bells marcando territorio

diana dijo...

hay hay nmiiii angyyyyy"!""""!!!!!!! sisisisisi q linda capiiiimmm q me late q el chucho ya fueeeeeeeeeeeeeee jajajajaja

Kathyta dijo...

siiiiiiiiiiiii!!!!
por fin, me encanto el capi estoy ansiosa por el proximo no nos dejes en suspenso muxo tiempo besitossssssssssssssssssssssssss

zenni dijo...

Hay amiga mia...Dejame te digo que no es que exagere..Ehh...Pero este capitulo te quedo hermoso... Me encanto que bella bailara de esa manera y mi parte favorita fue:

"En ese preciso momento me sentí capaz de transformar la luna en un espejo para ver reflejada su cara, de llenar de estrellas la noche escura que nos abrazaba. Podía hacer lo que él me pidiese en este momento. Porque si me pedía que brincara de un edificio por él yo lo haría."

Esta de lo mejor esta parte...FELICIDADES

Anónimo dijo...

me mataste eres geniallllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllll por favor continua .................... me matas de un infartooooooooooooooooooooooooooooo

Anónimo dijo...

me mataste eres geniallllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllll por favor continua .................... me matas de un infartooooooooooooooooooooooooooooo

Por que es imposible ignorar una sonrisa como esta . . .

Por que es imposible ignorar una sonrisa como esta . . .

Con todo mi amor para mis lectoras.

A mis lectoras:
Si aveces me pierdo por algunos días, si me retraso con las historias o si les he fallado y no he sido responsable con el calendario de publicaciones, no es por que no las quiera, o que no las respete como mis lectoras, lo que pasa es que antes que el blog está mi familia, mis estudios, las personitas que amo y me necesitan.
Pero les juro que cada ratito libre que encuentro en mis días lo dedico a pensar en uds, en tratar de avanzar con mis historias, en de vez en cuando renovar la imagen del blog y en estar presente para cualquiera de uds que me necesite. Si hay algo que les puedo asegurar es que cada una de las Historias que he comenzado en este blog, que sean de mi autoria JAMÁS quedarán sin final. Son mis bebés, y una madre jamás deja a sus hijos. Así sea que me cuesten lágrimas de frustración, bloqueos mentales y una que otra grosería cuando mi cabeza se quede en blanco, les prometo que haré todo lo que esté a mi alcance para no dejarlas sin el tan esperado final.
Desde ya les digo que las amo, que cada una de uds, las que comentan, las que anónimamente pasan, las que siempre tienen una palabra de apoyo cuando la necesito merecen todo mi respeto, cariño y gratitud. Son las MEJORES lectoras, siempre esperando pacientemente sin quejas. Soy una agradecida de la vida por tenerlas conmigo.
Sin mi Pola y sin Ustedes este sueño de poder escribir no sería realidad.

Presentación del Blog

Hola!!! Mi nombre es Angylito soy de Chile y este es mi hogar, mi pedacito de Cielo en la tierra. En este Blog podrán leer hermosas historias relacionadas con la Saga de Twilight (SM). Porque como ya dije, Esto no termina con el Libro Amanecer, no mientras todas las fans tengamos imaginación para continuar la historia.

Aquí no solo encontrarán Fics o OneShots escritos por mí, ya que cuento con varias historias de otras Autoras que más que eso son mis amigas. Espero que Comenten y que suspiren con cada una de ellas.

Advertencia:
La mayoria de los fics son para mayores de 16 o 18 años, y/o gente con mentalidad abierta por *lemmon... asi que Los fics tienen clasificacion (Raiting) para que los puedas identificar:
M - (Adultos)
T - (Adolescentes)
K - (Para todas las edades)

*Lemmon : Situaciones Sexuales explícitas


Otra sonrisa que no puedes ignorar...

Otra sonrisa que no puedes ignorar...
Mi amado Jackson Rathbone ♥
DISCLAIMER
LA MAYORIA DE LOS NOMBRES Y PERSONAJES LE PERTENECEN A STEPHENIE MEYER
ALGUNOS CUANTOS PERSONAJES LE PERTENECEN A SUS RESPECTIVAS AUTORAS
Y LAS IMAGENES O VIDEOS DE LAS PELICULAS DE LA SAGA DE TWILIGHT SON PROPIEDAD DE SUMMIT ENTERTEINMENT

Chicas LoverSuspiritosCullen Ya tiene Facebook den click aquí para visitarnos.

BIENVENIDAS A MI MUNDO "Este es mi Pedacito de Cielo en la Tierra"

Entradas populares

Páginas vistas en total