martes, 23 de marzo de 2010

Capítulo 2: Te quise olvidar

N/A: Bueno este es el capítulo que dio origen a este fic, soy algo al revés para escribir, jajaja siempre parto escribiendo por el final o en el medio y de ahí escribo los prólogos y los demás capítulos, o a veces creo las portadas antes de siquiera tener clara la historia, lo sé soy un caos. Bueno con respecto a este capítulo, personalmente me gustó mucho como quedó, aviso desde ya que en su mayoría lo que leerán a continuación será LEMMON. y cómo es costumbre ya les dejo una pregunta... ¿Quién creen que está llamando a Bella o quién les gustaría que fuera?. Espero sus comentarios!!! Las adoroo!!

Placenteros y Culposos

Bella POV

-No me sueltes –Le susurré.

-Solo venía a verte, es que me enteré de que Charlie no estaba y pensé en que necesitarías compañía. –Ahí estaba otra vez, opacando mis momentos de felicidad.

Desvió la mirada de mis ojos hasta la mano que sostenía la de Edward que solo escuchaba sin emitir palabra alguna.

-Pues como puedes ver no estaré sola. –Miré a Edward esperando su afirmación.

-Claro que no viene sola. –Por fin Edward me respaldó.

Jacob me jaló de un brazo rompiendo mi unión con Edward.

-Espero que no hagas nada de lo que después tengas que lamentarte Bella.

-Descuida ya contigo aprendí de los errores. Ahora te pido que te vayas, Edward y yo tenemos planes, y tú no estás invitado.

Edward caminó hacia donde estábamos y me tomó nuevamente la mano. Nos encaminamos hasta la entrada de la casa otra vez. Pero antes de eso le dirigió una oscura mirada al tipo que alguna vez amé.

Saqué las llaves de la casa de mi bolso, y con una mueca invité a Edward a entrar. Una vez adentro sentí como las rodillas comenzaron a temblarme. No me había dado cuenta de lo nerviosa que estaba hasta que me relajé en el calor de mi hogar.

Edward me abrazó y mis lágrimas aparecieron sin que pudiera detenerlas. Lo estaba haciendo otra vez, volvía a llorar por Jacob. Pero esta vez era diferente, esta vez no estaba sola. Los brazos de otro hombre me consolaban. No estaba sola como siempre.

Mi acompañante se encargó de reemplazar cada lágrima con una caricia, cada sollozo con un beso y cada vez que mi cuerpo se sentía desvanecer él estaba a mi lado para contenerme.

-Ya no dejaré que te vuelva a lastimar, Bella, a mí no me importa si aún lo amas, quiero ganarme tu respeto, tu amor y tú deseo lentamente. Quiero que seas feliz junto a mí.

Sentí como la pasión inundaban sus ojos. Sequé mis ojos con el antebrazo, y le dediqué una sonrisa.

Por primera vez en Tres años me sentía amada, me sentía deseada. Y por primera vez el sentimiento me pareció mutuo. Nos sentamos en el sofá y me acurruqué a su lado, ya no me importaba cumplir mi propósito, solo quería sentirme tranquila, pero aun más amada.

Que egoísta era al pensar que podía usar a Edward. Dejé disolverse mi plan en mi mente, pero mientras más trataba de olvidar la visita de Jake más eran mis deseos de restregarle en la cara lo feliz que era en la cama con Edward. Encendí la radio para dar ambiente a mi venganza placentera.

Dejé que sus manos me recorrieran por donde se les antojara pasar, dejé que sus labios se amoldaran a los míos, sincronizamos nuestros latidos en una sola sinfonía. Dejé escapar el primer quejido de placer para incitarlo a continuar. Quería sentir cada centímetro de su piel sobre la mía.

No fue difícil calentar a Edward, sabía que él me deseaba desde hace mucho tiempo. Solo bastó que caminara sobajeando mi cabellera con una de mis manos, con una tímida pero sensual sonrisa, y me sentara sobre su pelvis para acoplarme a su cuerpo y poder dar pequeños besos en su cuello.

Disfrutaba de sus besos, no eran torpes como los de Jake, eran dulces, suaves, era como si hubiéramos aprendido juntos a besar, como si adivinara exactamente hacia qué lado inclinaría su cabeza, o cómo masajear su lengua con la mía. Dejé que su mano entrara por mi blusa, que con la yema de sus dedos acariciara mi abdomen desnudo bajo ella. De a poco comenzó a deslizar su mano más arriba hasta llegar a la altura de mis pechos.

Este era el momento de arrepentirme si así lo quería realmente, pero no, la sensación me agradó y solo podía pensar en que quería seguir sintiendo sus manos en mi piel. Contacto que me recordaba a Jake. Me dejé llevar por el momento, quería disfrutar de este placer culpable, luego habría tiempo de arrepentimientos. Hoy solo sería de Edward.

Recordé lo que Alice me dejo más de una vez, “No hagas nada delo que puedas arrepentirte”. Pero en este momento lo necesita, lo quería. –“lo siento amiga”.

Le tomé con ambas manos la cara, lo miré a los ojos y solo dejé que mis ojos se perdieran en la inmensidad de los suyos. Era la primera vez que una simple mirada me hacía perder la noción del tiempo. Simplemente eran atrapantes.

Un tímido beso me saco de mi divagación, lo respondí de la misma manera, pero rápidamente ese tímido beso se transformó en uno descarado y promiscuo. En nosotros ya no quedaba pudor alguno.

Poco a poco metí mi mano por la pretina de su pantalón, suavemente dejé que mis manos subieran arrastrando con ellas la tela de su camisa. Solo separamos nuestras bocas un instante para dejar salir la molesta camisa por su cabeza. Me tomó de las caderas con fuerza y nos abalanzamos sobre el sofá, pero este con la fuerza de la caída se resbaló y nos terminamos besando en el piso, sobre la peluda alfombra que tanto cuida mi padre.

Rodamos por aquella alfombra besándonos y acariciando nuestros cuerpos semi desnudos, sentir como la respiración de Edward y la mía cambiaban abruptamente para pasar de una leve y acompasada a una agitada y ruidosa respiración, me volvía literalmente loca, adoraba cada gemido que salía de su boca. Aunque anhelaba que salieran de la boca de Jake.

Quitarnos la ropa fue cosa de segundos, quedando solo en ropa interior, fue ahí que pude sentir la erección de mi compañero palpitar sobre mi pierna, bajé y me deslicé hasta que mi zona húmeda quedara sobre ella, subiendo y bajando para seducirlo con mí rose, para invitarlo a entrar en mí. Pero él se hiso de rogar, ampliando la previa con juegos placenteros, era osado pero al mismo tiempo tierno. Comenzó a bajar con su lengua desde mis labios, pasando por mi cuello, descendiendo por la comisura de mi clavícula hasta alcanzar el centro de mis pechos, dedicando a cada uno de ellos tiernos huracanes con la punta de su lengua. Doblé mi espalda ante su contacto una y otra vez arqueándola tanto o más que una contorsionista profesional de circo. Alcancé elongaciones que ni siquiera sabía que podía hacer.

Continuó bajando cada vez más ansioso, siguiendo un camino invisible por mi abdomen hasta llega a la parte baja de mis caderas, antes de seguir descendiendo besó mi parte baja, sentí como si por dentro un incendio me quemara viva, como si todo mi ser ardiera cómo nunca antes lo sentí. Definitivamente Edward era realmente bueno .

Le dedique una sonrisa de aprobación. Sonrisa que lo incitaba a seguir, no quería que se detuviera y él así lo notó también. Puso sus manos fuertes entre mis piernas y las abrió bruscamente, con su dedo índice comenzó a quitar mis bragas, que en ese momento eran una molestia, una prenda innecesaria. Lo dejé continuar, cerré mis ojos para dejar a la imaginación su rostro placentero.

Comenzó a masajear mi centro húmedo con dos de sus dedos, haciendo que mi clítoris estallara sin piedad alguna.

Sentí como mi boca comenzaba a secarse con cada jadeo que dejaba escapar, con su mano tapó mi rostro y lo inclinó hacia atrás, cambió sus dedos por su lengua y comenzó a hacer círculos dentro de mi parte intima.

Oh Dios, que sensación más exquisita.

Llegó el momento en el que solo quería sentirlo a él dentro de mí. Y con la voz entre cortada le pedí por favor que se liberara de sus bóxers y me hiciera por completo suya.

¡Mierda!, quería ser suya ya. Estaba dejando que el juego llegara demasiado lejos, pero no me importó.

Lo ayudé con su molesta ropa interior y rodeé con mis piernas sus caderas, apreté con tanta fuerza que se le escapó un gruñido. Pero fue reemplazado rápidamente con un grito en el momento en que sentí su embestida contra las paredes de mi sexo.

Una y otra vez entró y salió con fuerza, como si el mundo se fuera a acabar. Ya no solo mi centro estaba húmedo, ahora nuestros cuerpos estaban cubiertos por gotas de sudor, besé su salado cuello, arañé su espalda intentando no dejarle marcas, pero a penas y me podía controlar.

Dejó caer su peso en mí, y pude sentir su olor entrar por mis narices y grabarse en mi memoria, olía condenadamente bien, a hombre, a su perfume pero también a mi excitación. Olía a mí. Edward estaba bañado de mi olor que en mezcla con el suyo hacía una fragancia dulce pero varonil.

Las estocadas tenían un ritmo que se acoplaba al de mis caderas, cada vez era más fácil llevar el ritmo, estábamos hechos el uno para el otro, nuestros cuerpos se amoldaban en perfecta sincronía, las estocadas continuaban cada vez más fuertes hasta que mi parte racional me despertó.

Una palabra me sacó del momento.

-PRESERVATIVO.

Detuve mi movimiento y lo miré por un momento, puso cara de duda ante mi repentino cambio.

-¿Qué sucede Bella?. –Estaba tan agitado que apenas logró articular las palabras.

-Ya es hora de que te pongas el preservativo. ¿Traes uno verdad?.

-Oh! Cierto, claro que sí.

Se paró un instante y buscó sus pantalones en el piso. Sacó su billetera y de ella nuestro boleto a la diversión sin límites.

-¿Quieres?. – me invitó a que se lo pusiera.

Tomé con mis manos su miembro y antes de poner el condón lo masajee tímidamente y él dejó escapar un quejido bastante audible que nos hiso reír al unísono. Terminé de ponerlo y me volví a sentar en mi nuevo sitio favorito.

No nos demoramos prácticamente nada en retomar nuestro ritmo. Él continuó entrando y saliendo de mí. Y yo con mis semi círculos encima de él. Me levanté un poco para besarlo, y él no tuvo problemas en separarse de mi sexo para responder ese apasionado beso. Sentí su ausencia, lo quería por un rato, un largo rato más dentro de mí.

Me volteó y me dejó tumbada en la alfombra mirando hacia el techo oscuro de la sala. Tomó una de mis piernas y la puso en su hombro y comenzó a dar estocadas cada vez más fuertes pero más placenteras que las anteriores. El que me viniera era cosa de segundos.

Edward era mi Dios personal.

Le tomé una de sus manos y la puse en uno de mis pechos, sentí como hiso presión en uno de mis pezones con sus dedos y grité de placer.

Cuando sentí que mi centro no podía estar más húmedo mi espalda se volvió a arquear y ambos comenzamos a movernos con más fuerza y rapidez hasta que ambos soltamos un quejido y nuestros músculos se tensaron para luego relajarse.

Llegamos al más puro y rico de los orgasmos. Edward me continuó besando por un largo pero satisfactorio.

La música en la radio cambió y por primera vez en mucho tiempo le puse atención a la canción que sonaba.

“Estuve con otra queriendo olvidarte
Y me fue imposible de mi mente arrancarte
Era tan hermosa perfecta buena amante
Que no dudé un minuto con ella enredarme
Era obsesionante ver su cuerpo sobre el mío
Respirando el mismo aire que no llenaba este vacío sin final”.

La imagen de Jake volvió a mi mente, fue una sensación extraña, no estaba arrepentida en absoluto de mi noche con Edward, pero me sentí angustiada, la situación empeoró cuando el coro comenzó a sonar.

“Te quise olvidar tus besos borrar
Estuve con otra y me quedo la soledad
Y yo la hice mía y en ella te veía
Que absurdo y que tonto pensar que
Con otro cuerpo te iba olvidar”

Las lágrimas no se hicieron esperar, Edward estaba pasando a segundo plano, y el recuerdo de mis noches con Jacob eran las dueñas absolutas de mi mente. Me liberé bruscamente de los brazos de Edward y apagué la radio.

Su rostro se tensó y entendió al instante lo que sucedía. Pero secó mis lágrimas y besó cariñosamente mi frente.

Edward no era tonto, él tenía claro a quien amaba, pero no le importó, me consoló nuevamente y antes de dormirme en sus brazos me susurró al oído.

-“Duerme pequeña, duerme tranquila que ya no dejaré que te vuelvan a dañar”.

Sus palabras extrañamente me calmaron y mis ojos se cerraron dando paso al más tranquilo sueño que he tenido en años.

A la mañana siguiente desperté en mi cama, una bandeja con el desayuno estaba a mi lado, en ella había una nota que decía.

“Por la mejor noche de mi vida, espero no te arrepientas, si es así lo entiendo, pero si no, mis brazos estarán abiertos para cuando te decidas por ellos. Enserio Te amo y si estas dispuesta podemos comenzar nuestra propia historia. Edward C”.

Los recuerdos de la noche anterior me invadieron sin compasión. Eran recuerdos gratos, placenteros que se opacaban con los recuerdos de una mala relación. Aunque debo admitir que la fase “Enserio Te amo” en la nota me perturbó un poco, quizás porque yo no lo amaba, o porque esa palabra me estaba haciendo sentirme culpable.

Decidí que debía darme una oportunidad, me lo merecía y lo quería. Quizás Edward me ayude a olvidarme de Jake, o al menos apacigüe el dolor.

Cuando le comenté a Alice lo que pasó en la cita con Edward se enfadó muchísimo conmigo, pero al punto de no volver a hablarme pero sí me regañó. Yo se que está mal lo que hago, pero ya no tengo nada que perder, no puedo perder lo que ya no tengo, mi corazón ya no me pertenece.

Dejé pasar una semana antes de llamar a Edward otra vez. Caminé hasta el teléfono de la sala y cuando iba a levantar el auricular el teléfono comenzó a sonar.

5 comentarios:

diana dijo...

angyyyyyyyyyyyyyyyyyy!!! holis!!!!!! hay siempre me dejas con las ganassssssssssssssssssss porqqqqqqqqqqqqqq porqqqqqqqqqqqqqqqqq jajaj me encanta la historia te mando un beso enormeeeeeeeeeeeeeeee

Emily Salvatore dijo...

Hola,mi nombre es Emily Salvatore vengo de www.angelvampirico.blogspot.com/ y soy de Mendoza,Argentina y al parecer tu tambien eres argentina, bueno supongo que lo eres ya que as puesto en el cap una cancion de Karina,si es asi genial.Me encanto tu blog,este cap me dejo con ganas de saber mas.Al parecer Edward no es tan santo como parece.¡¡SIMPLEMENTE GENIAL!!.
Yo también estoy escribiendo sobre Crepúsculo,si quieres pasa por el mio,eres bienvenidad.
Xoxo.

Ada Cullen dijo...

Angyyyyyyyyyyyyyyyy amor mio que lemmoon .. que lemmon ... uy culap pero palcer hmmmm me encata este fic desde que me contaste la idea me ha gustadi y si yo hubiese sido ella tambn hago lo mismo encuanto a llorar... ahora quiero yo digo que la llama Jake y tenga cae nuevamente .... aunque de todo corazon desearia que fuera Ed.... o porque no una nueva conquistaa...
pero que se Edd!!! jake no me conevence .... amo este fic
TE AMOOOOOOOOOOOOO MENSIS
GRAIAS POR ESTAR Y HACER PARTE DE MI VIDA Y SALUDOS A LA POLA
BEOS AMADA MIA

Ladyclumy dijo...

Que capi mas bueno, bella se dejo llevar y edward maravilloso la amo como solo el puede, , quien la llamara ojala sea Edward.
Besos Lady

maria fernanda dijo...

woow hola angylito...acabo de empenzar a leer esta historia y en verad se me hace muy linda..y real..a veces nos enfrascamos en una persona..y no quereo abrir nuestros corazon..para volver amar..amo ste capitulo..eres estupenda..nueva seguidora tuya..me veras mas seguido por aqui...

Por que es imposible ignorar una sonrisa como esta . . .

Por que es imposible ignorar una sonrisa como esta . . .

Con todo mi amor para mis lectoras.

A mis lectoras:
Si aveces me pierdo por algunos días, si me retraso con las historias o si les he fallado y no he sido responsable con el calendario de publicaciones, no es por que no las quiera, o que no las respete como mis lectoras, lo que pasa es que antes que el blog está mi familia, mis estudios, las personitas que amo y me necesitan.
Pero les juro que cada ratito libre que encuentro en mis días lo dedico a pensar en uds, en tratar de avanzar con mis historias, en de vez en cuando renovar la imagen del blog y en estar presente para cualquiera de uds que me necesite. Si hay algo que les puedo asegurar es que cada una de las Historias que he comenzado en este blog, que sean de mi autoria JAMÁS quedarán sin final. Son mis bebés, y una madre jamás deja a sus hijos. Así sea que me cuesten lágrimas de frustración, bloqueos mentales y una que otra grosería cuando mi cabeza se quede en blanco, les prometo que haré todo lo que esté a mi alcance para no dejarlas sin el tan esperado final.
Desde ya les digo que las amo, que cada una de uds, las que comentan, las que anónimamente pasan, las que siempre tienen una palabra de apoyo cuando la necesito merecen todo mi respeto, cariño y gratitud. Son las MEJORES lectoras, siempre esperando pacientemente sin quejas. Soy una agradecida de la vida por tenerlas conmigo.
Sin mi Pola y sin Ustedes este sueño de poder escribir no sería realidad.

Presentación del Blog

Hola!!! Mi nombre es Angylito soy de Chile y este es mi hogar, mi pedacito de Cielo en la tierra. En este Blog podrán leer hermosas historias relacionadas con la Saga de Twilight (SM). Porque como ya dije, Esto no termina con el Libro Amanecer, no mientras todas las fans tengamos imaginación para continuar la historia.

Aquí no solo encontrarán Fics o OneShots escritos por mí, ya que cuento con varias historias de otras Autoras que más que eso son mis amigas. Espero que Comenten y que suspiren con cada una de ellas.

Advertencia:
La mayoria de los fics son para mayores de 16 o 18 años, y/o gente con mentalidad abierta por *lemmon... asi que Los fics tienen clasificacion (Raiting) para que los puedas identificar:
M - (Adultos)
T - (Adolescentes)
K - (Para todas las edades)

*Lemmon : Situaciones Sexuales explícitas


Otra sonrisa que no puedes ignorar...

Otra sonrisa que no puedes ignorar...
Mi amado Jackson Rathbone ♥
DISCLAIMER
LA MAYORIA DE LOS NOMBRES Y PERSONAJES LE PERTENECEN A STEPHENIE MEYER
ALGUNOS CUANTOS PERSONAJES LE PERTENECEN A SUS RESPECTIVAS AUTORAS
Y LAS IMAGENES O VIDEOS DE LAS PELICULAS DE LA SAGA DE TWILIGHT SON PROPIEDAD DE SUMMIT ENTERTEINMENT

Chicas LoverSuspiritosCullen Ya tiene Facebook den click aquí para visitarnos.

BIENVENIDAS A MI MUNDO "Este es mi Pedacito de Cielo en la Tierra"

Entradas populares

Páginas vistas en total