martes, 20 de julio de 2010

Capítulo 4: La primera cita.

N/A: Ya sé... Les debo muchos capítulos... de todos los Fic... Pero bueno.. Aquí les dejo uno de consuelo. espero que les guste...

y Por cierto... ESTOY DE CUMPLEAÑOS!!!

Hombre de Alquiler

Le tomaría mucho trabajo relajarse.

Esta tarde al regresar de su agotadora jornada de trabajo en la Universidad, el conserje le avisó que había recibido un sobre con su nombre, que tenía órdenes estrictas de entregárselo personalmente a él en sus manos.

Miró en el ascensor el sobre café que le había dado su conserje, la tentación de abrirlo era grande, pero finalmente decidió esperar hasta estar en las cuatro paredes de su apartamento.

Una vez allí dejó el sobre sobre la mesa de centro, dejó su bolso y su chaqueta en su habitación y caminó hasta la cocina para poner un plato de comida congelada en el horno de microondas y tomar una cerveza del refrigerador.

Una vez que respiró lo suficiente como para que sus nervios estuvieran bajo control, dejó la botella de cerveza en la mesa y tomó el sobre.

Sentía curiosidad por saber quién sería su primera “clienta”, pero al mismo tiempo se le revolvía el estómago sólo de pensar que después de ver el contenido del sobre ya no tendría vuelta atrás. –Se habría convertido en un “gigoló”.

Finalmente rasgó la parte superior del sobre y con cuidado sacó de él unas llaves, una pequeña libreta y una hoja de oficio que en la parte superior tenía el logo de la empresa.

“Hombres de Alquiler S.A”

Edward, junto con saludarte adjunto los datos de tu primer trabajo.

Nombre: Isabella Swan.

Edad: 28 años.

Hora de encuentro: 22:30 pm.

Fecha: Miércoles 21 de Julio.

Lugar: Primera Avenida #330 – Dpto. 32-A.

Otros datos:

Esta clienta aceptó tu condición de usar un pañuelo. Los servicios que contrató son los básicos. Espero leas el manual que aquí adjuntamos, ahí te dirá lo que debes hacer. El tiempo de duración de la cita es de tres horas como mínimo. Si todo resulta bien puedes, y si así lo deseas pasar la noche en el departamento.

Suerte en tu primera cita.

Atte. Ángela Weber –Secretaria.

P.d: Esta clienta pagó bastante bien, sé generoso con ella.

Edward no esperaba tener que acudir a una cita tan pronto, por lo que tenía entendido la grabación con su voz apenas debió salir ayer por la tarde.

En realidad no sólo eso fue lo que le sorprendió. La chica con la que debería debutar era prácticamente de su edad, y no cabía en su cabeza que una mujer joven estuviera pagando por tener sexo con un gigoló. Trató de imaginarse el tipo de mujeres que acuden a servicios como estos, y sus expectativas no variaron entre “solteronas, gordas, feas, ninfómanas, mujeres cuyos novios o esposos debían de haber abandonado, frígidas, o deformes”.

Una punzada de asco le dio justo en la boca del estómago. Y supo que debería estar mentalizado para poder funcionar como corresponde, lo pensó por un momento, la verdad es que sus experiencias sexuales eran las mínimas, y solo había estado con una mujer –Una compañera de Universidad que había estado de intercambio hace unos años. – Y no es que después no haya tenido oportunidades de hacerlo, si no que él era bastante meticuloso y selectivo en cuanto a mujeres se refería.

No buscaba grandes cosas ni grandes atributos físicos. Las mujeres que llamaban su atención tenían más inteligencia que belleza. Nunca le gustaron las huecas ni las “atrevidas”. Buscaba más bien alguien de bajo perfil, que tuviera un rumbo fijo para su futuro y que por sobre todo no intentara cambiarlo. Odiaba por sobre todo eso.

Pasó la noche en vela, no pudo dormir, los nervios se lo estaban comiendo por dentro y de paso la culpa no dejó que la imagen de su madre abandonara su mente.

Estaba a pocas horas de volverse un prostituto. Aún tenía tiempo de arrepentirse se así lo quería. Pero sin dudas no podía hacerlo. Esta era la única salida que tenía. Este era su único plan.

Isabella por su parte, luego de concertar la cita se sintió extrañamente emocionada. No podía creer que ella haya sido capaz de contratar a alguien para tener “sexo”. Nunca en su vida se abría imaginado llegar a esto.

Pero no lo hacía por que estuviera “necesitada” ni mucho menos, pero es que esa voz… esas simples palabras desataron tal hormigueo en su vientre, tal aceleración en su corazón que no pudo reprimir el impulso de querer conocerlo.

Claro que ese deseo en cierto modo se había limitado, ya que cuando la secretaria de Hombres de Alquiler le comentó que este gigoló en especial tenía una exigencia, su sueño de ver el rostro de aquella voz tan maravillosa se fue por el escusado. Aunque no del todo, ya que en no verle la cara haría más fácil dejar de lado su extremada timidez. Y ni hablar del morbo que el misterioso hombre le provocaba.

Finalmente llegó la noche del miércoles. Y ambos estaban muriendo de los nervios por dentro.

Para saber que se trataba de su “hombre” Isabella debía completar una frase que diría él en cuanto la viera mientras que ella le esperaría frente a una puerta de espaldas a un ascensor.

Miles de preguntas pasaron por su mente mientras esperaba en el lugar acordado.

¿Qué se supone que tenía que hacer? –Digo, ¿qué es lo que se supone debes decirle a un hombre al que le estás pagando por tener sexo? O tal vez no se habla, nada más se va al acto y ya. Pero no era lo que ella quería, deseaba volver a oír esa voz que no podía quitar de su cabeza.

¿Qué pensaría Mike de enterarse en lo que ella andaba? -¡Peor aún, qué pensarían sus padres de esto!

Un ruido la sacó de sus vacilaciones, alguien subía por el ascensor.

Su corazón se disparó en una carrera sin meta final. Sus manos comenzaron a sudar y la cabeza comenzó a darle vueltas. Pero aún así se mantuvo firme de pie frente a la puerta del departamento 32- A.

Mientras tanto Edward subía hasta el tercer piso, obviamente que con los nervios a flor de piel, pero intentó calmarse, respiró profundamente un par de veces y finalmente se mentalizó.

Recuerda los consejos de Emmett, piensa como si fueras él… Recuerda por qué estás aquí.”

El ascensor se detuvo y dos corazones se detuvieron al mismo tiempo. Él dio otro audible respiro y cerró los ojos antes de poner un pié fuera de aquel estrecho elevador.

Lo primero que vio al abrir sus ojos fue la silueta de una mujer de pie frente a la puerta del apartamento que tenía la numeración de su informe.

-“Deber ser ella”. –Pensó. –“Al menos no es gorda”.

-“Y aquí vamos”. –Pensó ella.

Una mano se posó en su hombro, y un perfume varonil se adueñó del pasillo. Era… ¿Cómo describirlo…? – “Exquisito”.

-“Soy el número diez en la lista de tus fantasías” –Le susurró la misma voz de terciopelo al oído. La misma que tanto ansiaba volver a oír. Trató de recordar lo que tenía que responder. Finalmente pudo hablar.

-“Y yo la número uno de las tuyas”.

Una sonrisa se formó involuntariamente en los labios de ambos.

Edward se preguntaba la razón del porqué sonreía. Porqué una mujer con una voz tan dulce y cálida estaba pagando por esto. Sintió curiosidad, quizás debía de tener alguna deformidad en el rostro, en el cuerpo, no sé, al menos una cicatriz que la avergonzara tanto como para no poder conseguir un novio. Quiso comprobar si alguna de sus teorías era cierta, por lo que quiso dar inicio a la cita.

-“Cierra los ojos y luego voltea”. –Le pidió a la chica.

Ella obedeció, ¿Cómo no hacerlo si esa voz se había adueñado de cada uno de sus sentidos casi instantáneamente?.

Él no encontró ninguna de sus “teorías” en el rostro de ella. Tenía facciones de niña aún, su piel era casi tan pálida como la suya y unas dispersas y tenues pecas adornaban ese ovalado rostro. “Bueno, no era tan terrible después de todo”. –Pensó. Quitó de su cara unos mechones que colgaban de su pelo y los acomodó con delicadeza tras sus orejas.

Tomó de su bolsillo el pañuelo negro con el que taparía los ojos de ella, y suavemente rodeó con él el contorno de la cabeza de Isabella tapando un espeso manto de pestañas largas y curvadas. Una nueva pregunto se armó en su mente. –“¿De qué color serían sus ojos…?”.

Para ella todo se sintió diferente. Cuando volteó pudo sentir de cara el calor que emanaba el cuerpo de su misterioso acompañante, cómo un dulce aliento le golpeaba a la altura de su frente y bajaba hasta colarse por sus fosas nasales.

Tenía los ojos cerrados, pero poco faltaba para que se rindiera, para que desobedeciera la orden que le habían dado. Estaba a punto de hacerlo cuando unas manos tibias acariciaron el costado de sus mejillas y acomodaron el cabello que tenía sobre la cara y lo pasaba detrás de sus orejas para finalmente cubrir sus ojos con una venda.

-“Sólo una cosa”. –Le susurró e hiso una pausa. –“Jamás te quites el pañuelo”. –Ella solo asintió.

Ya en la oscuridad que le proporcionaba aquel pañuelo abrió los ojos, y entonces escuchó como él sacaba de sus bolsillos una llave y la introducía en la cerradura de la puerta. Al no poder ver nada el resto de sus sentidos se agudizó y pudo jurar que sintió como la llave giraba hasta quitar el seguro.

La puerta no rechinó ni nada, pero supo que ya estaba abierta por la tibia corriente de aire que como un suspiro paso por la piel de sus mejillas.

Edward tomó una de las manos de Isabella para guiarla hasta una sala que había en la habitación cerrando con sus pies la puerta detrás de él. Le sorprendió que el lugar no fuera como la “oficina” de su jefa, muy por el contrario, era un lugar acogedor, sin juguetes extraños ni tubos de acero como esos que van desde el techo hasta el mismísimo suelo. Nada más había una pequeña sala, con un gran sofá de cuero negro, una mesa de centro donde un enorme arreglo floral se posaba, una cocina americana con un mini bar que encima tenía una botella de champan dentro de una cubeta de hielos y dos largas copas de cristal a los costados. Más al fondo una puerta abierta que dejaba ver los pies de una cama y a un costado otra puerta que pensó sería el baño.

Él la ayudó a sentarse en el sofá y luego se sentó a su lado, acariciando espontáneamente –sin entender el por qué –con la yema de sus dedos el dorso de su mano, en todo momento su corazón bombeaba caudales de sangre.

-“Y bien, aquí estamos”. –Susurró ella con un claro y cargado nerviosismo en la voz.

-“Así es”. –Respondió él sin saber que más decir.

Un silencio que para ambos se sintió como eterno se hiso en la habitación. Hasta que por fin Edward se decidió a acabar con él –sin dejar de acariciar esas suaves y pequeñas manos.

-“Dime, ¿qué es lo quieres que hagamos, qué te gusta?”. A estas alturas Edward se había entregado por completo a su “trabajo”. Se había rendido, y no es como si le hubiera costado mucho trabajo hacerlo, o cómo si fuese un real martirio.

-“No lo sé, es la primera vez que hago esto”.

Edward soltó una pequeña risa, si tan sólo ella supiera que para él ésta también era la primera vez.

-“¿Puedo saber qué es lo gracioso?”

-“Es que esta también lo es para mí”. –Dijo él sin poder reprimir una carcajada.

-“¿Qué cosa?”. –Preguntó confundida.

-“Que esta, también es la primera vez que hago esto”. –Respondió hablando casi para él.

Las manos de Isabella se libraron de las caricias de Edward y se acomodó de tal forma que quedaron uno frente al otro. Alzo sus manos hasta encontrar el rostro de su compañero, comenzó a marcar con ellas el contorno de su rostro. Tratando de memorizar cada curva y cada facción.

La suavidad de su piel le llamó profundamente la atención, ni un solo desnivel, ni una sola aspereza más que las propias de una piel recién afeitada en los contornos de sus labios y en la barbilla.

No pudo más y acercó su rostro hasta el de Edward y le dio un pequeño beso en la comisura de esos finos pero al mismo tiempo carnosos labios. Él se limitó a cerrar los ojos sin decir nada.

Pero se recordó a sí mismo que él era el gigoló por esta noche, por lo que haciéndolo de la mejor manera que pudo, recorrió el camino que las manos de Isabella hacían hasta sus hombros, descendió por ellos hasta alcanzar su cintura y la invitó a ponerse de pie frente a él.

Ella nada más se dejó llevar.

Unas fuertes pero cariñosas manos comenzaron a recorrer tímidamente su cuerpo, a juguetear de vez en cuando con su cabello, pero siempre manteniéndose alejado de sus partes íntimas, de sus pechos y cualquier parte que un hombre común abría tocado sin pudor alguno.

Él por primera vez puso atención en la vestimenta de Isabella. No era acorde con su rostro, no era acorde a su edad, más bien se le vería mejor a una mujer mayor, y ni aún así se vería bien.

No entendía porque una mujer joven se escondía tras esa ropa. Quizás sí tendría una marca en su cuerpo después de todo.

Guiado por la curiosidad comenzó a desabrochar los botones del abrigo de ella, cuando hubo terminado con el último deslizó el pesado abrigo por sus hombros hasta dejarlo caer al piso por completo. El panorama no mejoró, una fea blusa color verde con encajes en las mangas salió a relucir. Más abajo unos pantalones de tela negra -que cubrían la mayor parte de sus zapatos de tacones-, comunes y corrientes complementaban peor aún su atuendo.

Pero eso no lo detuvo, quería ver de una vez por todas lo que esas telas escondían.

Cuando acercó sus dedos para comenzar a desabrochar los botones de la blusa pudo sentir como el pecho de Isabella respondía a los escandalosos latidos de su corazón. “Debía estar haciendo algo bien si causaba ese efecto en ella”.-Pensó.

Lo que Edward desconocía era que lo que hacía que el corazón de Isabella latiera de esa forma no eran precisamente sus caricias –aunque claro que influían- , sino más bien por el nerviosismo que le causaba el miedo de que él también se decepcionara de lo que ella tenía para ofrecerle. Llevaba demasiado tiempo sintiéndose horrible, no deseada, se le había grabado en la memoria y en el corazón que no servía para esto.

Cuando noto que Edward comenzaba a quitarle la ropa el impulso por detenerlo se hacía más fuerte. Pero se contuvo, lo dejó. Quería al menos intentarlo.

Continuó en lo que estaba, desabotonó la blusa sin abrirla del todo, manteniendo el suspenso para más tarde. Quiso probar el sabor de ese esbelto cuello que lo tentaba, por lo que armó un camino desde donde terminaba la mandíbula hasta donde se separaban esos gloriosos montes en su pecho con sus labios. Con sutileza empujó la tela hasta dejar sólo su corpiño a la vista. No encontró marcas salvo por unas pocas pecas que le parecieron sensuales, era perfecta. La palidez de su cuerpo contrastaba con el encaje azul de su corpiño perfectamente.

Su cuerpo comenzó a reaccionar. Era hombre después de todo.

Continuó con el pantalón y ya un poco más entusiasmado tomó un de sus pies y deslizó el cierre de su bota para quitarla. Hiso lo mismo con la otra.

El ruido de los latidos de Isabella ya era demasiado audible como para disimular lo que estaba sintiendo en cada rincón de su piel.

Estaba prácticamente desnuda frente a un hombre totalmente desconocido, estaba a puertas de entregarle su cuerpo y no podía evitar sentirse mal.

No porque fuera “ESTE” hombre en particular, no por que estuviera pagando una gran cantidad exagerada de dinero por esto, si no que tenía miedo, tanto que estaba ahí, de pié frente a él temblando, no de frio, si no que de miedo, de nervios, de ansiedad, de excitación.

Un susurro terminó por erizar los bellos de su piel.

-“Sígueme, confía en mí”.

Siguió fielmente la nueva orden, al tiempo que él ejerciendo muy poca fuerza en sus hombros la guió por un pasillo hasta que sus pies se encontraron con la marquesa de lo que adivinó sería la cama.

Esto ya estaba avanzando mucho, demasiado para ella.

-“No puedo”. –Dijo finalmente.

-“¿Cómo que no puedes?”.- Le susurró la voz de terciopelo empleando un tono tentador.

-“Esto. No puedo, no sé hacerlo bien”.

Edward no entendía a qué se refería, él tampoco era un experto, pero… “Vaya, quizás sea virgen”. –Pensó.

La ayudó a sentarse a los pies de la cama, se inclinó para poder mirarla al rostro. Le causó tanta ternura que sus manos –nuevamente de forma involuntaria –acariciaron por encima de la venda el suave rostro de Isabella.

-“Eres virgen, ¿verdad?”.

Avergonzada, sin explicación racional .Isabella sólo negó con la cabeza.

-“Entonces… ¿porqué? .

-“ Ya te dije, no sé cómo hacerlo”.

Algo no estaba bien con ella, y él se dio cuenta enseguida. No quiso forzarla a pesar de que él moría de ganas por tocarla.

Se quitó su camisa y cubrió la semidesnudez de Isabella. Se sentó a su lado y con su mano atrajo el cuerpo de ella para acurrucarla en su pecho.

-“Tranquila, no tienes por qué hacerlo si no quieres”.

Cobijada en el cuerpo de aquel misterioso hombre suspiró.

-“No es que no quiera” .-Dijo finalmente.

-“Isabella, no tienes que darme explicaciones”.

Sólo mantuvo silencio, solo se quedó escuchando en medio de la oscuridad que le impedía ver a sus ojos, inhalando el dulce aroma del cuerpo de Edward, no se parecía a ningún olor que haya sentido antes, era único. Su mente divagó Imaginando el rostro de un ángel. Porque así debía ser. Una voz tan hermosa no podía ser de alguien que no lo fuera en todo, en cuerpo, en alma. Todo.

No sabía por qué sentía tanta confianza por este extraño, o porqué extrañamente, sin razón alguna, se sintió tan protegida, entendida.

No amada. Por que ni él ni ella pensaban en eso. Pero estaba claro que una química, una atracción especial los unía.

Finalmente habló.

–“ ¿Te molesta si sólo nos quedamos así?”.

Él sonrió. Y la acurrucó aún más junto a él en respuesta.

Luego de un rato ambos se quedaron dormidos.

20 comentarios:

zenni dijo...

Angy que malaaaaaa......Lo dejas en lo mejor...Espero con ansias el proximo....No tardes mucho en publicar...estoy loka con esta historia....Te esta quedando de lo mejor

zenni dijo...

Ah feliz cumple....Espero que te la pases super bien en la compania de todas las personas importantes para ti...Te deseo lo mejor de todo corazon...KISES AND BITES!!!

Anónimo dijo...

Hola mi nombre es Ana vi tu blogs y me llamo la atención lo interesante del contenido y el diseño, soy aficionada a las webs y blogs, tengo varias y quería ver la posibilidad de colocar tu sitio en mi blog a la vez pedirte que hagas lo mismo. Así nos ayudaremos a promocionarnos. Espero puedas y avisame si te interesa para enviarte mis webs.

Gracias.

anamariavgil@gmail.com

Ada Cullen dijo...

Mira no mas no te mato porque estas de cumple, el fic esta jodidamente bueno, estoy emocionada y yr amoooo tanto Dioooos mujer cuanto amo leerte aunque digas que no soy neutral , peor no tienes anda malo .... graicas por dejarme conocerte mi Nalla, mi esposita lob iu

-/*-PrInCeSiTa-*/- dijo...

Hola..!!

Relamente me gusta tu
historia..

Soy nueva en esto, pero
realmente me encanta tu trabajo..

Actualiza pornto.. please.. ya quiero saber que pasa con ellos..

Espero y no haya mucho drama, ya que eso para mi arruina la historia y la tuya relamente esta muy padre..

Bueno que estes bien.. si puedes pasa a mi blog.. aunque esta demaasiiado sencillo, pues no tiene mucho que empeze como ya lo habia mencionado..

Bye..

Que estes bien..

-/*-B.y.C-*/-

diana dijo...

feliz cumpleaños pasatelas super bien con tus amigos y tu familia...
esta super padre este fic me encanta ojala subas prontoo otra vezz jajaj sip esta bien padre me gusta muxoo

Beth dijo...

FELICIDADES!!!!!! Por tu cumple y por tu obra tan exquisita. es que me encantaaaaaaa
Aunque es para asesinarte, dejándonos así...
Besazos mil y pásatelo genial.

diana dijo...

HOLAAAA!!! ANGYYYY!! BONITA FELIZ CUMPLEEEEEEEEEEEEEE!!! ME ENCANTA ESTE HOMBRE DE ALQUILER !!! ESTE PUEDO YO ALQUILARLO PARA MI TODAS LAS NOCHES JAJAJAJA

Anónimo dijo...

¡¡¡FELICIDADES!!!y gracias por otro capi, a ti y a la escritora que tiene un talento enorme. Se que acaba de empezar, pero ya me imagino una parte mas adelantada en la cual ellos se encuentran en algun sitio y ella le reconoce por la voz y el olor. Me encanta este fic. Mas capis pronto porfavor. Besos.

Anónimo dijo...

Primero que nada, ¡¡Muchas felicidades por tu cumple!!! Woa encontre este sitio gracias a Alexa Cullen y me encantan todas las historias que aqui presentan, estan geniales son maravillosas escritoras, pero que talento tienen. Esta historia me esta encantando muchisimo, esta super intrigante, espero que no tarden mucho con los capitulos porfisfiux!!! Un super abrazote desde Guadalajara, México.

Claudia dijo...

Angyyyyyyyy te kedooooo superrr este capiiii...
woouuu yo kiero rentar un hombre de esos!!!! jejejejeje
Mira yo no comento mucho pero siempre te leooo y me encanta todo lo q hacesss!!! Gracias x regalarnos a tus buenas lectoras tanta diversion, drama, romance, etc...
Eres una magnifica escritoraa!!!
Miles de abrazos!!!

PD: Ni creas q se me va olvidar felicitarte en tu cumpleaños, lo tengo presente desde hace 1 semana ya que Ada siempre lo mencionaba!!!
Feliz Cumpleaños niña hermosaaa que cumplas muchisimos mas y q el Señor te regale 10mil bendicines en tu vida y te conserve asi de hermosa y buena escritora siempre!!! Abrazototesss de Colombia a Chile!!! :)

Anónimo dijo...

nena cullen : por dios angy que lindo edward me encanto esta genial el capi de verdad cada vez se pone mejor y a mi me tiene loka este fic por dios cada vez me engancha mas pero muchos suspiritos para mi cumpleañera preciosa te adoro mi niña

kta_07 dijo...

felizzzzzzzzzzzzzzzz cumpleeeeeeeeeeeeeeeee que cumplas muchos mas y que sigas connosotras, que sigas escribiendo de esa maravillosa mente, y q nos sigas acompañando atras vez de tu vida, gracias por a ver creado este blog y como dije antes felizz cumple y me encanto el capi aunq siempre lo dejas en lo mejor para comernos las uñas jeje gracias angy por todo

Anónimo dijo...

AAAAA.... que tierno.... jajaja.... mmm esta genial el capi.... espero que pronto subas el siguiente.... eres genial.... sigue asi

Anónimo dijo...

"Happy birthday to you, happy birthday to you.
Happy birthday, dear Angy, happy birthday to you."
Bueno, eso fue una cancion para ti en este dia tan especial. Te quedo genial este capitulo, sobre todo por que hiciste que terminara dulce y a la vez tan tierno.
Pero continua escribiendo y no te tardes tanto. Ah, deja te pongo un mensaje...

"Que en este dia tan especial recibas amor, felicidad, dinero, abrazos y todo lo que quieras. Y lo que no te den... googlealo" jajajajaja.

Ojala te guste, es con amor para ti. Sigue escribiendo, eres buena en lo que escribes por que como dices...LA SAGA NO TERMINA EN AMANECER. Sigue con la Caja Roja, por fa, que me encanta como te queda. Jajajajaja xD.
Un abrazo con mucho amor. Feliz dia.

Atte Mary 100% Twilight

Anónimo dijo...

Hola.Angylito.me.llamo.mucho.la
atenciòn.este.fic.y.la.verdad.me.
tienes.con.el.deseo.de.leer.màs
escribes.muy.bien.espero.el.pròximo
capitulo.Saludos
AlePattz

juliana dijo...

ahi por dios fue incomodo y lindo al mismo tiempo jajj ella deberia contratarlo mas seguido para hablar y conocerse jaja y asi se enmoran yo lo c que si... que lindos y aquiero el otro capi.. no puedo leer mas porque es demasiaod tarde y tengo que madrugar pero sin duda ya soy fan del blog y me llere todas las historias eso tenlo por seguro...

Marcela dijo...

Angy, pequeña esta genial, por fa actualiza lo dejaste en la mejor parte...como es posible!!!!!!

TKM
Besitos

Nery dijo...

QUE LINDO FIC RECIEN LO VEO PARA LEERLO Y SINCERAMENTE ME ENCANTO NO SE COMO HARAS EL ENCUENTRO FUERA DEL TRABAJO PERO LA ANSIEDAD YA ESTA EMPEZANDO HACER EFECTO POR SEGUIR LA HISTORIA. TE FELICITO.

⋆ °o.O £ï£ï O.o° ⋆ dijo...

woa me dejastes picada jajaja me nencat y me dejas en supenso ya kiero leer el sig cap
bueno angy cuidate slauditos

Por que es imposible ignorar una sonrisa como esta . . .

Por que es imposible ignorar una sonrisa como esta . . .

Con todo mi amor para mis lectoras.

A mis lectoras:
Si aveces me pierdo por algunos días, si me retraso con las historias o si les he fallado y no he sido responsable con el calendario de publicaciones, no es por que no las quiera, o que no las respete como mis lectoras, lo que pasa es que antes que el blog está mi familia, mis estudios, las personitas que amo y me necesitan.
Pero les juro que cada ratito libre que encuentro en mis días lo dedico a pensar en uds, en tratar de avanzar con mis historias, en de vez en cuando renovar la imagen del blog y en estar presente para cualquiera de uds que me necesite. Si hay algo que les puedo asegurar es que cada una de las Historias que he comenzado en este blog, que sean de mi autoria JAMÁS quedarán sin final. Son mis bebés, y una madre jamás deja a sus hijos. Así sea que me cuesten lágrimas de frustración, bloqueos mentales y una que otra grosería cuando mi cabeza se quede en blanco, les prometo que haré todo lo que esté a mi alcance para no dejarlas sin el tan esperado final.
Desde ya les digo que las amo, que cada una de uds, las que comentan, las que anónimamente pasan, las que siempre tienen una palabra de apoyo cuando la necesito merecen todo mi respeto, cariño y gratitud. Son las MEJORES lectoras, siempre esperando pacientemente sin quejas. Soy una agradecida de la vida por tenerlas conmigo.
Sin mi Pola y sin Ustedes este sueño de poder escribir no sería realidad.

Presentación del Blog

Hola!!! Mi nombre es Angylito soy de Chile y este es mi hogar, mi pedacito de Cielo en la tierra. En este Blog podrán leer hermosas historias relacionadas con la Saga de Twilight (SM). Porque como ya dije, Esto no termina con el Libro Amanecer, no mientras todas las fans tengamos imaginación para continuar la historia.

Aquí no solo encontrarán Fics o OneShots escritos por mí, ya que cuento con varias historias de otras Autoras que más que eso son mis amigas. Espero que Comenten y que suspiren con cada una de ellas.

Advertencia:
La mayoria de los fics son para mayores de 16 o 18 años, y/o gente con mentalidad abierta por *lemmon... asi que Los fics tienen clasificacion (Raiting) para que los puedas identificar:
M - (Adultos)
T - (Adolescentes)
K - (Para todas las edades)

*Lemmon : Situaciones Sexuales explícitas


Otra sonrisa que no puedes ignorar...

Otra sonrisa que no puedes ignorar...
Mi amado Jackson Rathbone ♥
DISCLAIMER
LA MAYORIA DE LOS NOMBRES Y PERSONAJES LE PERTENECEN A STEPHENIE MEYER
ALGUNOS CUANTOS PERSONAJES LE PERTENECEN A SUS RESPECTIVAS AUTORAS
Y LAS IMAGENES O VIDEOS DE LAS PELICULAS DE LA SAGA DE TWILIGHT SON PROPIEDAD DE SUMMIT ENTERTEINMENT

Chicas LoverSuspiritosCullen Ya tiene Facebook den click aquí para visitarnos.

BIENVENIDAS A MI MUNDO "Este es mi Pedacito de Cielo en la Tierra"

Entradas populares

Páginas vistas en total