jueves, 8 de abril de 2010

Capítulo 4: Excusas

N/A: Ya deben estar cansadas de mis disculpas, esta semana he publicada todos los días tarde, pero por más que intento hacerlo antes no consigo hacerlo. Y es que la U me consume bastante. Además que hay muchas cosas que hacer en mi casa u.u. Pero como las amo hago lo posible por responder con los capítulos.

Bueno seguimos con los Pov Marie. Espero que les guste el capítulo. Besitos las amooo!!!

Por culpa de mi Alma

Marie Pov

Me desperté temprano en la mañana, era domingo, no vería a Edward y eso era algo que me ponía de mal humor, realmente necesita verlo de nuevo, una extraña adicción me hacía sentirme vacía cuando no estaba cerca de él.

Recordé que me ayudaría con el proyecto de Biología por lo que decidí que luego de tomar desayuno iría a su casa a verlo con la excusa de que necesita su ayuda en ello.

Me quedé pensando un momento y me di cuenta que ni siquiera sabía donde vivía.

Busqué en mi móvil el número de su hermana Alice, y la llamé.

-Hola. –La voz angelical de la hermana de Edward respondió al primer repique de la llamada.

-¿Alice?-

-Hola Marie, ¿Cómo estás?.

-Bien ¿Y tú?.

-Bien también, ¿A qué se debe el honor de tu llamada?.

-Es solo que Edward prometió ayudarme con el proyecto de Biología y estaba pensando ir a verlo hoy.

-Que alegría, si claro tu ven nomás.

-Gracias Alice, pero… -Me daba vergüenza decirle que no sabía donde vivían.

-Pero no sabes cómo llegar a nuestra casa ¿O me equivoco?. –¿Cómo lo hacía para adivinar siempre todo?.

-Adivinaste. ¿Te molestaría decirme cómo llegar?.

-Claro, ¿Pero no prefieres que vaya por ti?.

-¿Harías eso por mí Alice?.

-¡Por supuesto! Dame una hora y estaré en tu puerta.

-Gracias, nos vemos en un rato.

Colgué el teléfono y me apuré en arreglarme para estar lista, no sabía que ponerme, no tenía nada decente. Finalmente y después de haber tirado al piso la mitad de mi armario, me vestí lo más casual posible.

Al cabo de un rato ya estaba lista, tomé la libreta que estaba encima de la encimera y le dejé una nota a mi papá.

Voy a la casa de un compañero a terminar un proyecto del instituto, te llamo más tarde para que vayas por mí. Besitos papá, Te amo”.

A penas alcancé a pegar la nota en refrigerador con los imanes y mi puerta ya estaba sonando. Una radiante chica estaba apoyada en el umbral de la puerta.

-¡Hola!. –Alice saludaba animada con la más amplia de sus sonrisas.

Le hice un gesto a modo de saludo ya que llevaba los brazos cargados con los libros que daban el respaldo a mi excusa para verlo.

Alice me ayudó a cerrar la puerta y luego me abrió la del copiloto en su auto.

Realmente vivían lejos de la cuidad, me pregunté a qué hora se levantaban para llegar al instituto. Pero en cuanto vi a qué velocidad íbamos me respondí sola la pregunta.

Me aferré al asiento con ambas manos no sin antes asegurarme de que llevaba bien puesto el cinturón de seguridad.

En menos de media hora ya estábamos aparcando en la entrada de una espectacular casa de tres pisos. El lugar era simplemente hermoso, y de muy buen gusto. Entramos y al parecer no había nadie, todo cuanto alcancé a mirar estaba simplemente impresionante. Los espacios bien distribuidos y amplios. Pero el silencio que allí había me hacía pensar que nadie vivía allí, y qué decir de lo limpia que estaba esa casa, como si nadie jamás ocupara nada.

-¿Y Edward?.-Me entristecí al no verlo en cuanto entramos y no pude reprimir el impulso de preguntar por él.

-¡Ah!, él anda cerca de aquí, si quieres puedes ir a buscarlo. Te llevo si quieres.

-No, no te preocupes lo esperaré.

-Marie, estoy segura que él no se molestará si lo vamos a buscar. –Alice sin duda no disimulaba las ganas de reunirme con su hermano y a decir verdad, si ella decía que no le molestaría para mi no habían razones para continuar con la espera.

-Está bien vamos.

Alice tomó las llaves de su auto otra vez.

-No que quedaba cerca de aquí.

-Sí a unos diez minutos en auto nada más.

-¿¡Qué!?.

-¿Bueno vienes o no? .

-Ok, ok ya voy.

Nos subimos a su auto y seguimos un nuevo sendero, que nos llevó casi a los pies de u bosque, una vez allí me dijo que ella nos esperaría en el auto y que yo subiera sola por el nuevo sendero de tierra que siguiera derecho y lo contraría.

Me detuve en cuanto entré en un enorme claro, ahí estaba él parado contemplando algo parecido a una tumba, sentí celos por la forma en la que él miraba esa lápida.

De pronto el comenzó a hablar.

-Te amaré para siempre mi ángel. – Su voz sonaba desgarrada y sentí ganas de abrazarlo, pero a cambio de eso lancé las primeras palabras que se vinieron a mi mente.

-Para siempre es mucho tiempo, ¿No lo crees?. –Dio un brinco al escuchar mi respuesta a su apasionada declaración.

Pero no se volteó a verme, pude ver como sus hombros se tensaron. Y di unos cuantos pasos en su dirección, me sentía una intrusa, pero no podía detenerme, mi cuerpo avanzaba a su encuentro como si tuviera vida propia.

Cuando caí en cuenta de lo que hacía ya me encontraba demasiado cerca de él y mi mano involuntariamente se levantó y se posó en uno de sus hombros.

Antes no había reaccionado a mis palabras, pero ahora era diferente, era como si recién hubiera notado mi presencia. Entonces se volteó me miró con ojos de asombro.

-Marie, qué haces aquí.-Su mirada era tan cálida que me sobrecogió de improviso.

-Alice me dijo donde encontrarte. –Le respondí titubeante. Tal vez si le molestaba que estuviera aquí interrumpiéndolo. Su hubiera sabido de que se trataba lo hubiera esperado en su casa. Me arrepentí de haber venido.

-¿Te molesta?, si quieres… me voy.

-Tranquila, no te preocupes, de todas maneras ya me iba. –Parecía sincero en sus palabras, eso hiso que me calmara y mi arrepentimiento se fuera. Él enserio se veía calmado, como si irradiara paz con toda su esencia. Pero la pregunta de quién era la chica a la que le hablaba no me dejaba en paz.

-¿Puedo hacer una pregunta?-

-Claro, la que quieras.

-Quién es ella. –Levanté con cautela mi dedo índice para señalar la tumba de la chica.

Al parecer mi pregunta lo tomó por sorpresa, porque demoró bastante en responder.

-Es... La persona que más he amado en este mundo, sabes, curiosamente su segundo nombre era Marie.

-¿Qué ironía del destino no?- Me pareció en un cierto sentido gracioso su comentario, pero en su cara no había ni pizca de humor en sus palabras, por lo que reprimí mis ganas de sonreírle.

-Sí, creo que tienes razón.- Su respuesta tenía un tono agradable, aún cuando se veía triste él mostraba amabilidad.

- Y… ¿Para qué me buscabas?

-Fui a tu casa pero no estabas, es que debemos hacer el trabajo de ciencias, prometiste ayudarme. Pero si ya no quieres… -Me sentí una tonta, me sentía una egoísta, pero al mismo tiempo me sentía otra vez completa, necesitaba verlo.

-Oh! Es cierto. Claro vamos.

Bajamos por el sendero y tropecé un par de veces pero Edward no pareció notarlo, me sentí aliviada de eso, de seguro me hubiera sonrojado.

En el auto estaba Alice que nos dedicó una de sus usuales sonrisas y estoy segura de que ella le guiñó un ojo.

Todo el camino lo hicimos en silencio.

Comenzamos con nuestro proyecto y no nos tomó mucho trabajo avanzar en el, a decir verdad Edward además de ser guapo era asombrosamente inteligente. Pasar la tarde con él me relajó demasiado y sobretodo el silencio que rondaba la casa.

No me di cuenta de que estaba tan cansada hasta que un bostezo involuntario me abordó y Edward lo notó.

-Pareces cansada. Si quieres mañana terminamos el trabajo. Aún hay tiempo.

-No te preocupes, es solo que hace varias noches que no puedo dormir bien. –Era cierto, mis sueños con esa chica y la anciana se estaban volviendo cada vez más constantes.

-¿Has tenido pesadillas?

-Sí. –Contesté y volví a bostezar.

-Si quieres puedes contármelas.- Dudé en si contare o no, pero me pareció que no habría nada malo en ello así que le conté.

-Es solo que veo la silueta de un hombre que me vigila. –Solo con recordar a aquel hombre mis vellos se erizaron, no es que me diera miedo, pero de alguna manera recordarlo me puso nerviosa.

-Continúa. –Él estaba mostrando o quizás disimulando muy bien intereses en mis tonteras, eran solo sueños.

-Es un tipo alto, nunca he podido ver su rostro, pero estoy segura que me mira. Y a ratos aparece la silueta de una mujer, él sufre, como si algo anduviera mal con la chica. A veces todo se vuelve confuso, veo imágenes de una anciana, algunas son felices, pero otras… -Me estremecí, y es que las imágenes del sueño se venían con mucha fuerza a mi mente.

-¿De una chica?.-Edward pareció más interesado aún. Me causó extrañeza su tono de voz.

-Sí. Es extraño pero siento como si la conociera, como si fuera parte de mí. Es por eso que siento como mío su sufrimiento.

Edward estaba más pálido que de costumbre, como si fuera posible que su piel nívea pudiera palidecer más. Me preocupé por su reacción.

-¿Qué te pasa Edward?.

-No es nada, solo que no he dormido mucho últimamente yo tampoco. –A decir verdad hoy se veía particularmente más agotado, me pregunto si él también habrá tenido pesadillas.

Nos quedamos en silencio un rato y luego decidí que ya era hora de marcharme, me había relajado mucho aquí y lo único que quería era recostarme en mi cama. Además él también se veía cansado y mi egoísmo lo estaba privando de descansar.

-Será mejor que me vaya, ya es un poco tarde.

-¿Quieres que te vaya a dejar a tu casa?

-No, gracias, mi padre viene a buscarme.

Abrí mi celular y mi padre tardó en contestar, cuando lo hiso le indiqué el camino para que me viniera a buscar, y por suerte para él y mala para mí él andaba muy cerca de aquí.

Quería pasar un rato más con Edward, pero ya había sido suficiente de pensar en mi. Y aunque podría haber dejado que él me fuera a dejar, pero no quería quitarle horas de descanso.

No pasaron ni cinco minutos desde que había llamado a mi padre cuando oí que ya estaba llegando a la casa de mi guapo compañero de clases.

La despedida fue rápida.

Llegué a mi casa, había dormido todo el camino de regreso. Subí directo a mi cuarto y me tiré sobre mi cama. Me volví a dormir.

5 comentarios:

Beth dijo...

que bueno, lástima que se acabó ya por hoy.
Me duele que, a pesar de todo, todavía sufra mi pobre Edward, pero ya está por llegar su paz por fin.
lo que más duele que tenga que esperar una semana para continuar leyendo.
Que le vamos a hacer...
Besotes

diana dijo...

hay me encantaaaaaaaaaaaaaaaaa!!! la verdad estaba tan triste mi edward en la tumba de bella hay no veo la hora de volver a leer otro capiiii

Anónimo dijo...

espero que edward aproveche... esta segunda oportunidad que le da la vida de encontrar de nuevo a su alma gemela... que bien estubo estubo este capitulo...Sorry por no haver leido hoy...pero me fui a una cita con mi dentista y regrese hasta ahorita... pero espero manana sentirme mejor y seguir leyendo...

me encantan tus historias

zenni....

·daniela· dijo...

Ohh, llegue al final de las actualizaciones :(
Ya quiero ver tiempos mas felices y que esa extraña atraccion que Marie siente por Edward y Alice de sus frutos xD
Nos estamos leyendo.
Besotes
Dany

Rochie Cullen dijo...

quisiera..que Edward..tome la otra decisión con ella y la convierta....me encanta esta historia..la adoro Hermanita...como siempre ..ingeniosa..besos..Rohayhu

Por que es imposible ignorar una sonrisa como esta . . .

Por que es imposible ignorar una sonrisa como esta . . .

Con todo mi amor para mis lectoras.

A mis lectoras:
Si aveces me pierdo por algunos días, si me retraso con las historias o si les he fallado y no he sido responsable con el calendario de publicaciones, no es por que no las quiera, o que no las respete como mis lectoras, lo que pasa es que antes que el blog está mi familia, mis estudios, las personitas que amo y me necesitan.
Pero les juro que cada ratito libre que encuentro en mis días lo dedico a pensar en uds, en tratar de avanzar con mis historias, en de vez en cuando renovar la imagen del blog y en estar presente para cualquiera de uds que me necesite. Si hay algo que les puedo asegurar es que cada una de las Historias que he comenzado en este blog, que sean de mi autoria JAMÁS quedarán sin final. Son mis bebés, y una madre jamás deja a sus hijos. Así sea que me cuesten lágrimas de frustración, bloqueos mentales y una que otra grosería cuando mi cabeza se quede en blanco, les prometo que haré todo lo que esté a mi alcance para no dejarlas sin el tan esperado final.
Desde ya les digo que las amo, que cada una de uds, las que comentan, las que anónimamente pasan, las que siempre tienen una palabra de apoyo cuando la necesito merecen todo mi respeto, cariño y gratitud. Son las MEJORES lectoras, siempre esperando pacientemente sin quejas. Soy una agradecida de la vida por tenerlas conmigo.
Sin mi Pola y sin Ustedes este sueño de poder escribir no sería realidad.

Presentación del Blog

Hola!!! Mi nombre es Angylito soy de Chile y este es mi hogar, mi pedacito de Cielo en la tierra. En este Blog podrán leer hermosas historias relacionadas con la Saga de Twilight (SM). Porque como ya dije, Esto no termina con el Libro Amanecer, no mientras todas las fans tengamos imaginación para continuar la historia.

Aquí no solo encontrarán Fics o OneShots escritos por mí, ya que cuento con varias historias de otras Autoras que más que eso son mis amigas. Espero que Comenten y que suspiren con cada una de ellas.

Advertencia:
La mayoria de los fics son para mayores de 16 o 18 años, y/o gente con mentalidad abierta por *lemmon... asi que Los fics tienen clasificacion (Raiting) para que los puedas identificar:
M - (Adultos)
T - (Adolescentes)
K - (Para todas las edades)

*Lemmon : Situaciones Sexuales explícitas


Otra sonrisa que no puedes ignorar...

Otra sonrisa que no puedes ignorar...
Mi amado Jackson Rathbone ♥
DISCLAIMER
LA MAYORIA DE LOS NOMBRES Y PERSONAJES LE PERTENECEN A STEPHENIE MEYER
ALGUNOS CUANTOS PERSONAJES LE PERTENECEN A SUS RESPECTIVAS AUTORAS
Y LAS IMAGENES O VIDEOS DE LAS PELICULAS DE LA SAGA DE TWILIGHT SON PROPIEDAD DE SUMMIT ENTERTEINMENT

Chicas LoverSuspiritosCullen Ya tiene Facebook den click aquí para visitarnos.

BIENVENIDAS A MI MUNDO "Este es mi Pedacito de Cielo en la Tierra"

Entradas populares

Páginas vistas en total