domingo, 15 de agosto de 2010

Capítulo 5: Y aquí estamos otra vez

N/A: Bueno, qué les digo, lo terminé antes de lo que pensaba. Aquí se los dejo, disfrútenlo y luego me matan, por que esta vez si que lo dejé en lo mejor jajajaj. Besos.

Hombre De Alquiler


Cuando despertó en la mañana estaba sola, la venda que antes había cubierto sus ojos estaba cuidadosamente doblada sobre la almohada a su lado y su cuerpo semidesnudo estaba cubierto sólo por una delgada sábana blanca.

Trató de recordar si es que se había perdido de algo, pero lo único que vino a su mente fue el recuerdo del calor que emanaba del cuerpo de “Apolo” mientras la contenía entre sus brazos.

Ahora que lo meditaba, ella había pensado en preguntarle el por qué se hacía llamar así, o sí era su verdadero nombre, cosa que dudaba, aún cuando el “apodo” le hacía justicia, ya que por lo que recordaba de sus años de estudiante, Apolo era uno de los dioses de la belleza masculina y ella estaba segura que su compañero de anoche calzaba con esa descripción aunque no había tenido el honor de verle a la cara directamente.

La verdad es que muchas de las cosas que planeó hacer en su primera cita con su gigoló quedaron en el olvido, pero no por eso la noche había sido un desastre, la verdad es que disfrutó en demasía de la compañía y por sobre todo el respeto que él le había demostrado. Cosa que ningún otro hombre había hecho jamás.

Quería volver a estar con él, no le importaba si no podía verle a la cara, no le importaba desembolsar grandes cantidades de dinero para quizás solo escuchar esa maravillosa y excitante voz.

Aún se podía sentir el aroma de su piel en el aire, en las sábanas de la cama y en cada espacio del apartamento.

Una llamada a su celular la despertó del sueño. Tardó un poco en responder, pues sus cosas aún estaban sobre el sofá de la otra habitación.

-“¿Diga?”. –Dijo tratando de recuperar el aliento.

-“Señorita Swan, acaba de llamar el ministro Angelis y pregunta que cómo a qué hora puede recibirlo en su despacho”. –Era la voz de su secretaria.

-“¡Oh! . Amber, dile que llego en una hora”. Dijo en cuanto volvió a la realidad e hiso juicio de que sabía que hoy llegaba el ministro de Grecia.

Saltó de la cama y entró al baño para darse una ducha rápida, así solo tendría que pasar a su departamento a cambiarse de ropa y salir rápidamente a la oficina. Trató de concentrarse en su reunión con aquel ministro pero no pudo, ni aún con el agua tibia que la bañaba consiguió que su corazón dejara de latir de una manera extraña cuando pensaba en el tal “Apolo”.

Minutos antes de que Isabella se despertara Edward la había estado observando detenidamente mientras dormía.

No encontró nada en ella que no fuera hermoso, nada que no le causara un desborde de ternura. Mientras la veía sonrió un par de veces. Y es que jamás pensó que su primera noche como gigoló acabara así, consolando y arrumando a una desconocida. Se preguntó también qué daño tan grande pudieron hacerle en el pasado para que tuviera tanto miedo a acostarse con alguien, y que si se sentía de esa manera ¿porqué había pagado para pasar una noche con un gigoló?.

También se preguntó si acaso volvería a trabajar en esto, después de todo, no había hecho el trabajo cómo se suponía debía hacer. ¿Pero acaso él iba a ser capaz de obligar a alguien a que tuviera relaciones? . Tal vez debió haber intentado siquiera convencerla.

Ya no importaba, estaba dispuesto a aceptar cualquier consecuencia, al menos había hecho lo posible por alcanzar su sueño de ser músico, y si ya esto no había dado resultado, pues no le quedaría de otra que vender su flamante Volvo plateado.

Miró una vez más a la chica que aún tenía recostada la cabeza sobre su pecho desnudo. No sentía recelo hacía ella, incluso extrañamente se sintió agradecido. Después de todo no había sido tan terrible hacerle de compañía, aunque reconoció que en algún momento deseó poder disfrutar de ese menudo cuerpo. Al fin y al cabo es un hombre ¿no?.

Un rayo de sol le dio directo en los ojos en ese momento y tubo que entrecerrarlos un momento, agachó la mirada y el mismo rayo de sol alcanzaba a tocar parte del cuerpo femenino que lo acompañaba, era un efecto de luz y sombra maravilloso, pero se quedó embobado observando como varias tonalidades de marrones y rojizos resaltaron de la cabellera de Isabella.

-“Es linda”. –Pensó. – “No puedo entender cómo llegó a esto”.

La acodó con cuidado para no despertarla a un costado de la cama y la cubrió con la sábana, le quitó el pañuelo de los ojos con delicadeza y lo dejó doblado sobre la almohada donde antes descansaba su cabeza. Pensó en dejarle una nota de despedida antes de marcharse, pero se arrepintió y simplemente tomó su camisa del piso para luego ponérsela y acariciar la mejilla de Isabella antes de irse.

Tres días pasaron de eso.

De la empresa hasta entonces no lo habían contactado por lo que ya estaba casi seguro de que no lo volverían a llamar. Eso hasta que al llegar a su edificio el conserje volvió a detenerlo antes de subir al ascensor y le entregó un sobre similar al de la vez anterior.

Esta vez no pudo esperar a llegar al calor de su hogar, simplemente lo abrió.

“Hombres de Alquiler S.A”

Edward, junto con saludarte te damos la bienvenida oficialmente a “Hombres de Alquiler S.A”, recibimos excelentes críticas de la Señora Swan. Por lo que adjuntamos además tu paga y otra por adelantado ya que mañana tienes otra cita con ella, la misma hora y el mismo lugar. La llave te la entregará el conserje del edificio.

Atte Laurent W.

Sacó del sobre dos cheques con una suma impresionante de dinero, el suficiente para dos meses de renta y para llenar al menos dos veces el estanque de bencina de su volvo, cosa que lo alegró bastante. No sólo porque ya no sería necesario vender su amado auto, sino porque extrañamente se sintió feliz al saber que volvería a verla. No entendía el porqué de ese sentimiento, pero fue algo nuevo para él. Hasta el momento no entendía que pudo haber hecho bien para que ella quisiera volver a verle, pero estaba seguro de una cosa, haría lo posible por ayudarla, Edward sabía que algo andaba mal con ella, y no descansaría hasta que saber qué era. Por lo demás, se lo debía.

Ya no se sentía tan nervioso como la primera vez, al menos ahora sabía a qué atenerse y estaba lejos de ser lo que antes había imaginado. Llamó a la secretaria para confirmar la cita y se acostó.

Ella después de su cita con el ministro se sentó en su escritorio y en sus manos jugueteaba con la servilleta donde tenía el número telefónico de “Hombres de Alquiler”. Jugueteó con ella un momento, debatiéndose entre sí llamar o no, después de mucho pensarlo decidió hacerlo.

Tomó su celular y comenzó a marcar. Su corazón se desbordó en cosa de segundos cuando respondieron, no sabía que decir, lo único que tenía claro era que no podía quitarse de la cabeza esa voz, ese olor… a ese hombre. Escuchó de nuevo la grabación de Apolo una y otra vez hasta que finalmente presionó el número para concertar una nueva cita. Pidió a la secretaría que fijara una nueva cita con Apolo, que quería y pagaría por el privilegio de que este hombre sólo la atendiera a ella, no quería que nadie más gozara de sus servicios. La verdad es que no sabía por qué lo estaba haciendo, pero ofreció una muy buena cantidad de dinero por este beneficio.

Ya era un hecho de que se había vuelto loca, pero ya que así era ¿qué de malo había en sacar provecho de ello?.

Tenía que viajar, debía atender urgente el caso del ministro en Grecia, pero en tres días más estaría de regreso y lo único que anhelaba era volver a sentirse de la manera que se sintió en compañía de él.

El viaje en sí fue agotador, pero el cansancio no era nada comparado con la ansiedad que sentía por volver y acudir al encuentro con ese desconocido.

La cita se concertó en el mismo lugar de la vez anterior.

Ella llegó a la hora justa, se paró frente a la misma puerta, de espaldas al ascensor.

Como la primera vez, su corazón latió desenfrenadamente cuando sintió que al ascensor subía, cuando esas puertas se abrieron volvió a escuchar el ligero sonido de los pasos de él.

-Soy el número de diez en la lista de tus fantasías. – El terciopelo de susurró al oído.

-Y yo la número uno de las tuyas. –Dijo ella con el tono de picardía en la voz.

Estaba nerviosa, la última vez que se habían visto había sido extraño, no habían consumado ningún acto, es más, él solo se había limitado a consolarla cuando más lo necesitó. Y estaba agradecida por ello.

Escuchó como con la llave quitaba el seguro de la puerta, con el mismo pañuelo vendaba sus ojos, y como el perfume de este hombre se volvía a colar por sus fosas nasales. Haciéndose insoportablemente irresistible.

Se sentó, guiada por él, en el mismo sofá de la vez anterior, y allí se quedó jugueteando nerviosamente con sus manos sobre su regazo.

-“y bien, aquí estamos de nuevo”. – Dijo ella rompiendo el silencio.

-“¿Te puedo hacer una pregunta?”. –Esto la tomó totalmente por sorpresa.

-“La que quieras”. –Le incitó ella a continuar. Lo dejaría preguntarle lo que quisiera con tal de seguir oyendo esa voz.

-“¿Porqué?”- Dejó la pregunta inconclusa.

-“Porqué, qué”. – Insistió ella, esperando que su gigoló continuara.

-“Porque me volviste a llamar”.

-“Ah, es eso. Simplemente porque me agradas”. – Respondió sin dejar espacio a replicas.

-“ Eso es bueno, supongo”.

Se sentó a su lado, tomó sus manos con cuidado y comenzó a hacer círculos con las yemas de sus dedos sobre su piel.

-“ Y dime, ¿qué quieres hacer hoy?”.

-“Quiero me ayudes a olvidar”. – habló sin pensarlo siquiera sorprendiendo de paso a su acompañante.

-“Tus deseos son ordenes para mí”. – Al menos lo intentaría, trataría de ser sutil, de ser considerado con ella. No la dejaría dar un paso atrás como la otra vez.

Se incorporó y la ayudó a ponerse de pie.

-“Entonces podemos comenzar por donde quedamos la vez pasada”. –Sin decir nada más hiso lo mismo que había hecho antes. Comenzó por despojarla de ese feo chaquetón, le quitó a una velocidad excesivamente lenta su blusa y con picardía desabotonó el único botón que le impedía ver sus bragas.

Estaba nerviosa, nuevamente el impulso por detenerlo se hiso presente en su mente, pero lo reprimió. Utilizando el máximo control para no levantar sus manos y apartar esos delgados dedos que ya comenzaban a descender por su cintura para acomodarse en los contornos de sus caderas.

Ella simplemente lo dejó. No lo detendría porque esta vez quería sentir que la tocara, quería sentir esas fuertes, pero al mismo tiempo cálidas manos ocuparan cada lugar de su cuerpo, quería que ese fresco aliento hiciera contacto con su piel y se colara entre sus labios.

Por su parte, Edward estaba preparado por si Isabella le detenía, preparado realmente para hacer lo que ella le pidiese. Cuando vio que no lo detuvo su corazón comenzó a acelerarse, sintió los vellos de su piel erizarse bajo su ropa y cómo la sangre del corazón iba directamente bombeada hacia su miembro.

Esbozó una sonrisa, la verdad es que jamás su cuerpo había reaccionado de tal manera, quizás el que esto fuera como un juego lo excitaba o tal vez porque él también tenía ganas de hacerla suya, quien sabe.

Siguió sus instintos, marcó las curvas de Isabella con la yema de sus dedos, llegó hasta ese fino y largo cuello y se detuvo en él, lo acarició con su dedo pulgar mientras el resto de sus dedos se colaban por la nuca Isabella para enredarse en su cabellera con sutileza.

Mientras las manos de ella a ciegas buscaban esos malditos botones para deshacerse de la camisa de su Dios griego. Eso de no ver le molestaba cada vez menos, el misterio era un plus que nunca imaginó disfrutaría.

Mientras le quitaba la camisa, él hacía lo propio con sus manos, miró nuevamente ese menudo cuerpo, y recordó lo mucho que había querido explorarlo. Una pregunta inesperada desvió su atención de esos pequeños, pero firmes pechos.

-“¿Te molesta si te beso?”. – Si se hubiera encontrado en otra situación, o quizás con otro hombre, probablemente no habría hecho una pregunta tan estúpida como esta, pero la verdad es que ella no sabía como podría reaccionar él si ella simplemente lo hiciese. No sabía si eso entraba dentro de todo lo que ella había pagado.

Él, por un segundo se lo pensó, pero miró esos pálidos labios y no pudo evitar la corriente magnética que lo llamaba a probarlos.

-“Por supuesto que no me molesta, ya te lo dije, esta noche haremos lo que quieras”. – hizo especial énfasis en una palabra.

-“Entonces quiero que me beses, quiero que me des el mejor beso que hayas dado”.

Ella no se lograba explicar por qué actuaba de esa manera tan atrevida, o por qué demonios hablaba así, pero la respuesta que él le había proporcionado la había vuelto completa e irremediablente loca.

Siguiendo con sus órdenes, él acercó aún más su rostro al de Isabella y como si se tratase de la cerámica más delicada rosó sus labios, abriéndose lenta y provocadoramente espacio entre sus labios.

Eran desconocidos, quizás jamás podrían sentarse en la misma mesa y conversar de la vida. Quizás jamás se vería fuera de estas paredes, pero estos extraños sin duda encajaban perfectamente.

Ella respondió a ese pequeño beso, no era feroz como creyó que sería, pero tampoco decepcionante. Es como cuando alguien te besa con tanto cariño que hasta tú misma te sientes tan valiosa como una copa del más fino cristal.

De esos besos que si no te dejan agitada te dejan sin aliento o suspirando.

Cuando él separó sus labios de los de ella, Isabella tenía la cabeza en otra dimensión, con los ojos aún cerrados bajo el pañuelo, con una sonrisa que le llegaba de oreja a oreja y con las mejillas un tanto ruborizadas.

Se olvidó del miedo, se olvidó de su pasado y hasta se olvidó de que estaba con un gigoló.

Esta vez sin tanto cuidado él la tomó por la cintura y la levantó hasta dejarla apoyada contra la pared, Isabella por instinto acomodó sus piernas alrededor del torso de su amante.

-“¿Estás segura que esto es lo que quieres?” .-Le susurró por última vez antes de comenzar a seducirla, antes de comenzar con el calentamiento previo.

Esas palabras sólo hicieron que su corazón se acelerara más de lo que ya estaba, ¿Y es que acaso él no se daba cuenta de lo que su voz provocaba en ella?. Cada frase que salía de esa boca sonaba como si fuesen melodías perfectas, armoniosas, tan masculinas, tan… tentadoras.

Ella sólo fue capaz de asentir con la cabeza.

15 comentarios:

Anónimo dijo...

wauuuuu.... grax!! por el capi... estuvo muy lindo... Edward es demaciado tierno... me encanta.... eres genial... sige asi
...Conny...

jules9203 dijo...

aghhhhhhhhh dios mio ahora si que estoy encabronada jajaajaj diso es que lo dejaste en la parte mas interesanteeeeeeeeeee aggggg

zenni dijo...

Mala persona...como haces eso...lo dejas en lo mejor...que capitulo..otro, otro, otro...me encanta esta historia...

Ada Cullen dijo...

OOO mi diooos esre capitulo Jajaja Bella pagando por exclisuividad 1414... palomita mala onda porque lo dejas ahiii Diooos ya queria ver mejor leer ese lemmon aaahi Diooos Nallaa
el tarrito de miel si que te a hecho provecho

Betss dijo...

Cuaaaando, cuando fue la ultima vez q te quisieron tanto.
Este capi me recordo a la cancion de Arjona, como nos dejas asi, pero ni modo asi te queremos y asi adoramos tus historias, nos tienes comiendo de tu mano, vale, vale,espero el proximo y q sea cuando tu puedas!!

Anónimo dijo...

Hola.Angylito.soy.nueva.lectora
me.gusta.como.escribes.y.me
encanta.este.fic.espero.con.ansias
el.pròximo.capi.Espero.sinceramente
que.sigas.escribiendo.tomandote.tu
tiempo.claro.para.descansar.y
dedicar.a.tus.cosas.Pero.sigue
compartiendo.con.nosotras.tu.don.
Saludos.AlePattz

CRIS dijo...

que mala eres!!!!!
quiero mas!!!!
quiero mas!!!!
quiero mas!!!

besos

Anónimo dijo...

nena cullen:dios angy esta genial cada vez me tienes mas enganchada a este fic por dios que lindo mi edward ves quien no se enamora de un hombre asin ajjajajjajjaja un beso preciosa y muchos suspiritos para ti y pola

diana dijo...

hay hayb dioss!!! comome gusta este hombre de alquilerr siiii che no me pasan la dir q nesecito contactarlo o solo es exclusiva de bella

Anónimo dijo...

chikiss
oo llevo tiempo leyendo tu blog y me encantan tus historias oo dejaste en lo mas enmocinant ay espero con ansias el prox cap espero ke puedas publicar pronto tecuidas bye

Beth dijo...

EN LO MEJOR!!! TE HAS PARADO EN LO MEJOR DE TODO!!!Ahora que estaba a punto de descubrir el cielo!!!
Ala, hasta la semana que viene entonces!
Besos

Anónimo dijo...

Me dejaste con el alma en un hilo¡¡¡
Yo quiero un gigolo asi jajajaja.
Por favor no tardes demasiado, por que quiero saber que paso.
Lo hicieron o no lo hicieron en el proximo capitulo jajajajaja XD

Atte Mary 100% Twilight

Anónimo dijo...

Ohh por favor lo dejaste ahii dejandonos con la miel en los labios y con la espera!! buff pero tranquila esperaremos con ansias el proximo capitulo.

Besoss!

Kathyta dijo...

Tenias muxa razon, ¡¡¡tengo ganas de matarte!!!¿¿¿Como nos Haces esto???, ¿¿¿Es ke no te damos pena tus pobres lactoras???¡¡¡Que mala eres!!!, Amo este fic por favor sigue escribiendo, muxos cariños...
XOXOXOXOXOXOXOXOXOXOXO

***kATHYTA***

⋆ °o.O £ï£ï O.o° ⋆ dijo...

woa k cao ya kiero ler ek k siguye pork nos dejan siempre en la aprte ams buena jajaja son malvadas
hay no habia podido pasra es k tengo demasido trabajo y lunes entre a la uni ya ni tiempo tengo pero hoy keri ponerme al corriente de las historias k leo bueno mi angy cuidate bexos

Por que es imposible ignorar una sonrisa como esta . . .

Por que es imposible ignorar una sonrisa como esta . . .

Con todo mi amor para mis lectoras.

A mis lectoras:
Si aveces me pierdo por algunos días, si me retraso con las historias o si les he fallado y no he sido responsable con el calendario de publicaciones, no es por que no las quiera, o que no las respete como mis lectoras, lo que pasa es que antes que el blog está mi familia, mis estudios, las personitas que amo y me necesitan.
Pero les juro que cada ratito libre que encuentro en mis días lo dedico a pensar en uds, en tratar de avanzar con mis historias, en de vez en cuando renovar la imagen del blog y en estar presente para cualquiera de uds que me necesite. Si hay algo que les puedo asegurar es que cada una de las Historias que he comenzado en este blog, que sean de mi autoria JAMÁS quedarán sin final. Son mis bebés, y una madre jamás deja a sus hijos. Así sea que me cuesten lágrimas de frustración, bloqueos mentales y una que otra grosería cuando mi cabeza se quede en blanco, les prometo que haré todo lo que esté a mi alcance para no dejarlas sin el tan esperado final.
Desde ya les digo que las amo, que cada una de uds, las que comentan, las que anónimamente pasan, las que siempre tienen una palabra de apoyo cuando la necesito merecen todo mi respeto, cariño y gratitud. Son las MEJORES lectoras, siempre esperando pacientemente sin quejas. Soy una agradecida de la vida por tenerlas conmigo.
Sin mi Pola y sin Ustedes este sueño de poder escribir no sería realidad.

Presentación del Blog

Hola!!! Mi nombre es Angylito soy de Chile y este es mi hogar, mi pedacito de Cielo en la tierra. En este Blog podrán leer hermosas historias relacionadas con la Saga de Twilight (SM). Porque como ya dije, Esto no termina con el Libro Amanecer, no mientras todas las fans tengamos imaginación para continuar la historia.

Aquí no solo encontrarán Fics o OneShots escritos por mí, ya que cuento con varias historias de otras Autoras que más que eso son mis amigas. Espero que Comenten y que suspiren con cada una de ellas.

Advertencia:
La mayoria de los fics son para mayores de 16 o 18 años, y/o gente con mentalidad abierta por *lemmon... asi que Los fics tienen clasificacion (Raiting) para que los puedas identificar:
M - (Adultos)
T - (Adolescentes)
K - (Para todas las edades)

*Lemmon : Situaciones Sexuales explícitas


Otra sonrisa que no puedes ignorar...

Otra sonrisa que no puedes ignorar...
Mi amado Jackson Rathbone ♥
DISCLAIMER
LA MAYORIA DE LOS NOMBRES Y PERSONAJES LE PERTENECEN A STEPHENIE MEYER
ALGUNOS CUANTOS PERSONAJES LE PERTENECEN A SUS RESPECTIVAS AUTORAS
Y LAS IMAGENES O VIDEOS DE LAS PELICULAS DE LA SAGA DE TWILIGHT SON PROPIEDAD DE SUMMIT ENTERTEINMENT

Chicas LoverSuspiritosCullen Ya tiene Facebook den click aquí para visitarnos.

BIENVENIDAS A MI MUNDO "Este es mi Pedacito de Cielo en la Tierra"

Entradas populares

Páginas vistas en total